La corrupción policial hondureña y la criminalidad

Por Redacción El Heraldo – Honduras

El comisionado nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio López, responsabilizó del aumento de la criminalidad organizada y del narcotráfico “a la corrupción al interior de la Policía Nacional de Honduras”.

Custodio López dijo que la actividad de la criminalidad organizada y del narcotráfico ha aumentado porque “la Policía está corrompida”.

A criterio del defensor de los derechos humanos, “hay un poder policial extraordinario que se dio a raíz de la reforma de la Ley Orgánica de Policía, por presiones de instancias extranjeras que recomendaron la creación de una Policía única”.

El modelo de Policía única instaurado en Honduras maneja la prevención e investigación de los delitos, tránsito, las cárceles y la Policía de Fronteras, entre otras.

Hay que recordar que en los últimos meses la Policía Nacional ha quedado al descubierto por el grado de infiltración del crimen organizado.

El detonante se dio el pasado 22 de octubre, cuando policías activos asesinaron a dos estudiantes universitarios, uno de ellos hijo de la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos. Tras el penoso y repudiable acto criminal comenzó una serie de investigaciones en torno a la participación de elementos policiales en el crimen organizado.

El involucramiento fue desde elementos de la escala básica hasta altos mandos. Secuestros, extorsiones, asesinatos, asalto a bancos y robo de vehículos, entre otros, son los crímenes en que se han visto involucrados elementos policiales, a tal grado que tras las denuncias se desarticularon algunos “carteles” que operaban en las estaciones policiales de los barrios La Granja y Belén.

Igualmente, sendos documentos revelan cómo los cuerpos de investigación han indagado la participación de miembros de la cúpula policial en el narcotráfico. A la fecha, la cúpula de la institución permanece intacta pese a que, en teoría, se habla de depuración policial.
Depuración
Según Custodio, en el seno del Consejo Nacional de Seguridad Interior (Conasin) se están tomando decisiones trascendentales que culminarán con la depuración inmediata de la Policía en una forma bien estudiada, investigada y sustentada.
De acuerdo al ombudsman hondureño, en el Conasin se trabaja para que todo se haga en   sean alegadas como ilegales o indebidas, como ocurrió en el pasado”, indicó Custodio. El Conasin fue creado al amparo de la Ley Orgánica de la Policía, como un ente colegiado integrado por representantes de entes estatales y de la sociedad civil.

Custodio recordó que en la última reunión del Conasin se tomaron decisiones trascendentales, todas encaminadas a la depuración sistemática y ordenada de la Policía.

Además, para convertir al ente colegiado en un órgano ejecutivo y efectivo en el cumplimento de los objetivos para los que fue creado.

Atribuciones

De acuerdo a la Ley de Policía, el Conasin tiene entre sus atribuciones prestar asesoría a la Secretaría de Seguridad, contribuir a la formulación de políticas públicas de seguridad y canalizar la participación de la sociedad civil. Para el cumplimiento de esos objetivos, en los próximos días, el

Conasin tiene entre sus tareas apoyar el sistema educativo policial en todos sus niveles y seleccionar al director general, a los directores nacionales e inspectores generales de la Policía Nacional.

El Conasin también se encargará de recibir e investigar las denuncias relacionadas con las conductas impropias de los titulares de los órganos de la Carrera Policial o cualquier hecho delictivo atribuido a cualquier miembro de la Policía Nacional.

En los próximos días, también deberá proponer y promover una política pública y estrategias para la participación ciudadana en materia de seguridad. Con el propósito de que el pueblo hondureño esté bien informado, se anunció que trimestralmente habrá rendición cuentas. Otra de las tareas pendientes que tiene el Consejo Nacional de Seguridad Interior es la elaboración del reglamento especial para su organización y funcionamiento.

Los representantes de este órgano colegiado también participarán en el análisis y formulación del Presupuesto de la Secretaría de Seguridad.

Reunión

Un informe del Conadeh establece que en Honduras se registraron 46,450 muertes violentas en los últimos 10 años.

También el documento da a conocer que en 23 meses de gestión del gobierno que preside Porfirio Lobo Sosa, que comprende del 26 enero de 2010 al 2011, se registró la muerte violenta de 12,838 personas, es decir, un promedio de 558.17 mensuales o 19 víctimas diarias.

Solo en 2011 el número de muertes violentas ascendió a 7,104, es decir, una víctima cada 74 minutos.

En seis meses, Lobo ha destituido a más de 300 de los 14,000 policías hondureños. El primer remezón   se produjo el 31 de octubre al más alto nivel, cuando el presidente Porfirio Lobo ordenó la rotación de la mayoría de miembros de la cúpula policial, que mostró debilidades en el proceso de investigación sobre la muerte de los dos universitarios, y peor aun, no supieron frenar ni informar sobre la podredumbre que había en la institución.

Según la Organización Mundial de la Salud, la tasa promedio de homicidios a nivel mundial es de 8.8 por cada 100,000 habitantes. En Honduras es de 86.5 por cada 100,000 habitantes.

Honduras es una nación agobiada por violentas pandillas juveniles, el narcotráfico internacional y altos niveles de impunidad, según han señalado organismos de derechos humanos.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada