Argentina: La droga que viajaba en muebles de estilo

Emilio Ruchansky. Página 12.- 

Ruth Martínez Rodríguez y Gustavo Adolfo Mejía Medina, ambos ciudadanos colombianos, fueron detenidos en el marco de la investigación de una organización que planeaba enviar 280 kilos de cocaína a Europa y se presume que también a Estados Unidos. Según informó ayer la ministra de Seguridad nacional, la sospechosa fue arrestada en el country Nordelta, en el partido bonaerense de Tigre. “Mejía Medina fue arrestado mientras intentaba salir del país por el paso internacional de Gualeguaychú”, completó Nilda Garré. Por el operativo, bautizado “Luis XV”, debido al estilo de los muebles en los que se estaba disimulada la droga, ya suma 33 detenidos y motivó el ascenso extraordinario de 14 efectivos de la Policía Federal y 11 de la Gendarmería Nacional.

La ministra mostró el organigrama de la banda, cuyo cabecilla sería el colombiano Ignacio Alvarez Meyendorff, detenido el año pasado en el aeropuerto, quien actuaría acompañado por sus dos hijos, Mauricio y Sebastián. Además, Alvarez Meyendorff es hermano de un traficante de peso: Juan Fernando, alias “Mecha”, prófugo y con pedido de captura internacional. “Los financistas suelen visitar los países donde radican sus negocios y después se vuelven porque están más cómodos en su país”, advirtió Miguel Robles, secretario de Delitos Complejos.

Garré aseguró que la investigación comenzó con un pedido de la policía colombiana a la DEA, el departamento antinarcóticos estadounidense, para que se investiguen los movimientos en Argentina de las cuatro ex esposas de Daniel Barrera Barrera, alias “El Loco”. “Se había roto la sociedad matrimonial pero no la delictiva”, dijo la funcionaria, esbozando una media sonrisa. Ruth Martínez Rodríguez es una de ellas y habría asesorado a los integrantes de la organización para “blanquear” dinero a través de inversiones en inmuebles y empresas.

Durante la conferencia de prensa pudieron verse fotos de los allanamientos en la estancia Anna José, en San Vicente, en campos de Chivilcoy y Brandsen, en countries y departamentos de Puerto Madero; también el desguace de los muebles donde estaban ocultos los 280 kilos de cocaína, en un depósito de Lanús. El otro nuevo detenido, Gustavo Adolfo Mejía Medina, “era cercano a Jaime García Rivera, que tenía a su cargo el depósito”, informó Garré. Mejía Medina es además el hermano de la sargento de la Policía Bonaerense detenida en el marco de esta investigación.

Entre las 42 empresas detectadas como fachada para lavar dinero, aproximadamente 50 millones de dólares, hay una dedicada a la exportación de cuero de chinchillas, otra de cabañas de alquiler, el grupo Broker Seguros, Val Darly S.A., Estilo Pietras S.A. y otras firmas ligadas a la empresa Fara S. A., que pertenecía a Alvarez Meyendorff. La contadora de la organización sería la argentina Stella Maris Vieyra.

Según el organigrama, también se dedicaban al lavado los colombianos Gladys Machaca Peralta, Fredy Morales Garzón y Mónica Aponte Gallo y los argentinos Marcela Pol, Elsa Alejandra Vásque
z, Ariel Gustavo González, Ricardo Saiz Sobral y Daniel Scorciapino. Este último, según se aclaró ayer, cumplía funciones administrativas en la Secretaría de Derechos Humanos. “En su domicilio se secuestró documentación apócrifa, información sobre ingresos y egresos de esos ciudadanos de ese país y sus movimientos”, contó Robles. Scorciapino trabajó en Migraciones y habría usado sus contactos para borrar las entradas de colombianos al país.

En la parte operativa figuran seis argentinos, siete colombianos y dos españoles. Aunque no se sabe aún quién o quiénes eran los compradores de la droga, Robles aseguró que había dos destinos seguros, España y Portugal, y un tercero que podría ser Estados Unidos. La investigación, agregó el funcionario, sigue abierta y hay por lo menos 80 personas más que están siendo investigadas. El juez federal de Lomas de Zamora Carlos Ferreiro Pella ya indagó a varios detenidos y está prófugo Alejandro Gracia Alvarez, cercano a Alvarez Meyendorff, titular de Gracia Enterprise S.A., otra de las tantas empresas fantasmas investigadas.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada