El crimen de la bailanta: absolvieron al productor del grupo Karicia

karicia 2Cosecha Roja.-

La justicia absolvió a José “Cholo” Olaya Villajuán, el productor del grupo de cumbia Karicia acusado de matar al cantante peruano de la banda en agosto de 1997. El mánager estuvo prófugo diez años en Chile y Perú -su tierra natal- hasta que lo detuvo Interpol en Lima en 2010. La Sala III de la Cámara Penal de La Plata consideró que no hay pruebas suficiente para condenarlo por el crimen de Carlos Chávez Navarrete. El caso se conoció como el de “La mafia de la bailanta” e involucró al sicario El Tortuga, la secretaria entregadora La Reina y el guardaespaldas ruso.

Navarrete apareció muerto en un zanjón en el cruce de Antártida Argentina y puente San Carlos en Alejandro Korn, partido bonaerense de San Vicente. Tenía once disparos en la cabeza, el cuello y la espalda. La noche del 12 de agosto, un hombre y una mujer lo sacaron engañado de su casa en la Ciudad de Buenos Aires. Le dijeron que viajarían en remis pero era mentira: el que manejaba era un cómplice. Anduvieron hasta Avellaneda, en donde hicieron una parada para que subieran dos hombres más. Después siguieron hasta el Arroyo de San Vicente.

Lo bajaron del auto. Lo hicieron poner de rodillas. Y lo acribillaron de espalda.

El que disparaba era Jorge “El Tortuga” Pavón. Le habían prometido 50 mil pesos. Al momento del primer juicio solamente había cobrado 2 mil. La Reina -Sandra Edith González- tenía 33 años, era su secretaria y fue la que lo convenció de salir. Se dice también que era su amante. La Policía la siguió durante dos años y la detuvo en Corrientes y Esmeralda.

Navarrete, que murió a los 36 años, había llegado desde Perú a la Argentina en 1990. Lo había traído Olaya para cantar en Karicia, un grupo que vendía miles de discos en pleno boom de la cumbia. La tensión entre el líder y el productor empezó cuando Navarrete descubrió que Olaya registraba a su nombre las letras que él componía.

El primer intento de asesinato había sido en abril de 1996. Navarrete, Olaya y dos más estaban estacionados en Dock Sud y discutían adentro de una traffic. Hasta que alguien sacó un revólver y le dio nueve balazos. Pero Navarrete zafó y, después de dos operaciones, siguió vivo. Armó una nueva banda, Karakol, y tuvo hitazos como El amor es una sola palabra o Vivir por vivir.

***

el cholo olaya 2

En 2001 la justicia condenó a Pavón (“El tortuga”) a prisión perpetua por “homicidio agravado por alevosía, con promesa remuneratoria y con el concurso premeditado de dos o más personas”. A Olaya lo absolvieron por un error de la fiscal: en la acusación dijo que lo quisieron “asustar” en vez de “matar”.

En 2008 condenaron al guardaespaldas (el ruso Aldevino Paternoska) y a la secretaria y amante (“La reina”). En 2010 volvieron a absolver a Olaya. Cambió su domicilio y se escondió. La justicia lo condenó en ausencia -estaba prófugo de nuevo- en un segundo debate oral. En el tercer juicio la cámara III lo absolvió nuevamente por falta de pruebas.

Fuente: Tinta Judicial

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada