La Pampa: Confesó el asesino de Sofía Viale

Cosecha Roja. –

Actualización 8/11/12 9:30 hs

José Luis Janssen, el principal sospechoso del homicidio de Sofía Viale, la nena de 12 años cuyo cuerpo apareció enterrado debajo de la parrilla en una casa de General Pico, confesó ante el fiscal su responsabilidad en el hecho.

Según contó el abogado de la familia Viale, el hombre de 32 años “dio detalles” y “no negó su participación” y quedó detenido en la localidad de Metileo, a pocos kilómetros de General Pico.

En la causa también están detenidos la mujer de Janssen, imputada como “partícipe necesaria”, y su hijo, de 17 años.

 

Actualización 7/11/12 12:30 hs

Sofía Viale, la chica desaparecida hace más de dos meses en General Pico,La Pampa, fue violada, golpeada y ahorcada con una soga, según determinó la autopsia.

El estudio reveló que el cuerpo de la nena tenía signos de ahorcamiento y golpes en diferentes partes del cuerpo, fundamentalmente en la cara. Además, presentaba heridas en la zona genital compatibles con una violación. Pese a que autoridades policiales confirmaron que el cuerpo pertenecía a Sofía Viale, este aún no fue entregado a sus padres porque el estado en el que se encontraba no permitió que fuera identificado. En las próximas horas se le practicará el estudio de ADN ordenado por la justicia.

***

La última vez que vieron a Sofía Viale, de 12 años, fue hace 67 días, a unas 30 cuadras de su casa de General Pico, en La Pampa. Durante semanas se buscó a la nena en pueblos de alrededores y en provincias limítrofes. Ayer, el cuerpo apareció enterrado en una casa a una cuadra y media de la familia Viale. La policía había llegado hasta ahí por una denuncia de abuso. Los vecinos, indignados, apedrearon la casa del acusado -que estaba en libertad condicional por abusar de su hijastra- e incendiaron parte de la comisaría. La madre de Sofía habló con Cosecha Roja y pidió la renuncia de los fiscales y de los policías, a los que acusó de “ineptos”. Hay tres personas detenidas.

El 30 de agosto, alrededor de las 16.30, Sofía salió de su casa en barrio Ranqueles. Llevaba un carrito cargado de panes, masas y roscas que preparaba su madre, Noemí Ampudia, para que ella vendiera. Antes de ser vista por última vez estuvo en la casa de sus abuelos.

La desaparición de la nena generó conmoción en esta ciudad de unos 60 mil habitantes cerca del límite con Buenos Aires. Los vecinos se organizaron para reclamar por la aparición de la chica y participaron de los rastrillajes que hacía la policía.

Desde un comienzo, la investigación apuntó hacia el entorno familiar. Sospechaban que se había fugado de su hogar y que la abuela la estaba ocultando. Durante semanas se buscó intensamente a la chica en General Pico, pueblos de alrededores y hasta en provincias limítrofes.

Ayer, en la comisaría 2ª se presentó el padre de una chica de 14 años y denunció que su hija había sido atacada y abusada por un hombre de 32 años. Un grupo de vecinos se reunió frente a la casa del acusado y apedrearon el frente. La policía llegó para contener el ataque. Juan José Janssen, el acusado, había escapado un rato antes. Cuando llegó la orden judicial se allanó la vivienda. En el patio de la casa, de bajo de una parrilla, los policías descubrieron un cadáver enterrado. Debajo de la cama de Janssen estaba el carrito de la nene.

El jefe de la comisaría 2ª de General Pico, Mauro Bertone, confirmó que el cuerpo es el de Sofía Viale. La nena estaba vestida con la misma ropa con la que se la vio por última vez.

El hallazgo del cuerpo de Sofía provocó la ira de unos dos mil vecinos que fueron hasta la Comisaría del Menor y la Familia e incendiaron una camioneta y parte de la seccional. Los uniformados respondieron con gases y balas de goma. El comisario tuvo que pedir refuerzos a la policía provincial. Por la noche, el fiscal general, Carlos Salinas, fue golpeado mientras cenaba en un restaurante céntrico.

Según confirmaron fuentes policiales, por el momento hay tres detenidos por la muerte de Sofía: Juan José Janssen -que había escapado a la localidad de América-, su mujer y una tercera persona cuyo nombre no trascendió. Janssen estaba condenado y en libertad condicional por abusar sexualmente de su propia hijastra.

En diálogo con Cosecha Roja, Noemí Ampudia, la madre de la nena asesinada apuntó contra el rol de la justicia y la policía en la búsqueda de Sofía. “La investigación estuvo direccionada a la familia. Esos policías son unos ineptos. Les convenía decir que estaban haciendo algo”, dijo. “Se tienen que ir todos porque no sirven para nada. Le prestaron atención a cualquier cosa. Nosotros decíamos que Sofía no se fue, se la llevaron”, dijo sobre la hipótesis de fuga de hogar que sostuvieron los fiscales.

Además, la madre de la chica recordó que el acusado ya tenía antecedentes por casos de abuso sexual y que los investigadores no lo tuvieron en cuenta. “A una cuadra teníamos un violador y no se hizo nada. Se sabía que tenia antecedentes”, dijo.

El comisario Bertone confirmó las acusaciones que pesaban sobre el acusado y justificó el accionar policial en la investigación. “El hombre hace cuatro años que vive en el lugar, tiene antecedentes por delitos contra la propiedad y por hechos similares de abuso, estuvo procesado y con prisión en distintas comisarías de la zona, pero nada hacia suponer que Sofía iba a estar a 100 metros de su propia casa”, dijo.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada