Las locas aventuras de Albino en el Senado

El médico pediatra Abel Albino pasó por el Senado para manifestarse en contra de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Todo su discurso fue un compendio de frases memorables, de esas que no sabés si reír o llorar. Acá dejamos sólo diez.

1.

Me dan ganas de llorar tener que venir a una Cámara de Senadores a pedir por favor que no maten a los chicos. Son seres humanos como nosotros, tienen un derecho personalísimo.

2.

Matar a un niño es abortar. Abortar es matar a un niño cuando todavía no está en posibilidades de vivir fuera del útero. Es la expulsión violenta. Esa es la definición de los libros de obstetricia: expulsión violenta cuando todavía no está en condiciones de viabilidad. ¿Qué tal?

3.

Todo el país está movilizado para imponer el aborto y no hay cloacas en el 50 por ciento del país. (…) Nuestro país es enormemente grande, enormemente rico y peligrosamente vacío. ¿Vamos a matar chicos cuando necesitamos chicos?

4.

Una mujer embarazada no es una idiota que le falló el plan. Una mujer embarazada es un tesoro y su hijo es una joya. En la época romana ¿qué le aportaba el proletario a la polis romana? Prole. Le daba hasta el nombre. Necesitamos gente, necesitamos gente, por favor.

5.

¿Qué hicieron los espartanos? Mataban a todos los chicos con problemas, los tiraban del monte Taigeto. ¿Qué quedó de Esparta? Nada. Se sabe que existieron por los historiadores. No quedó nada de ellos. Nada de Esparta.

6.

Es muy frecuente dicen. ¿Y qué tiene que ver? El egoísmo también es frecuente. ¿Lo van a legalizar?

7.

“El virus del sida es 500 veces más chico que el espermatozoide. El profiláctico no sirve absolutamente porque si falla en un 30% de la veces en el embarazo, imagínense lo que puede pasar con el sida. Uno no está absolutamente cubierto”.

 

8.

La posibilidad de contagio es muy grande, porque no siempre uno se pone el profiláctico cuando sale de la casa, se lo pone cuando está en la situación, y ya se pudo haber contagiado.

9.

Tienen que entender que el profiláctico no la protege de nada.  Porque el virus del SIDA atraviesa la porcelana. ¡El virus del SIDA atraviesa la porcelana! Cualquier imperfección que tenga el profiláctico, estás liquidada.

10.

La mujer es la pastora de la vida, es el hontanar de la vida, es el divino pedestal donde se alza el árbol enamorado del hombre. Eso es la mujer. (…) La mujer es a la que menos hay que penar porque no está en un sano juicio.

 

 

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados