Las niñas bien del narco

MaríaAuroraContrerasSánchez

Paloma Robles – Cosecha Roja.-

“La güera, cariñosa y consejera. (…) El puesto de delegada nunca abandonó y hasta la presidencia llegó. Mandilona de corazón. Sufría cambios repentinos de color. (…) Otra más de las M.M.C (estudio Mientras Me Caso) de las Keyman’s”.

Así se distinguió a María Aurora Contreras Sánchez en el anuario de fin de curso de la preparatoria del Instituto de la Vera-Cruz, un colegio privado de Guadalajara, México, exclusivamente de mujeres, en 1998.

Inteligente, alegre, aplicada en sus estudios, miembro de la escolta, atenta a todo y a todas. Esa es la imagen de MaríaU -como la llaman sus conocidos- durante la época escolar, toda una “portadora de la verdad” como identifican a este tipo de perfil las monjas mercedarias, que atienden el colegio al que asisten solo niñas de la alta sociedad tapatía, hijas de empresariprepa 1os y políticos.

Pero del rostro adolescente, fresco y sonriente MaríaU solo conserva el cabello dorado. Ahora posa de frente con cara seria. Sus pequeños ojos claros están gruesamente delineados de negro, la nariz recta, los labios firmes. No hay sonrisa ni dientes perfectos.

La imagen actual de María Aurora Contreras Sanchez es más bien un retrato triste acompañado de otras 12 pequeñas fotos de su esposo, suegros, cuñados y primos. Todos vinculados con dos socios de lujo: Rafael Caro Quintero y Juan José Esparragoza ‘El Azul’, personajes clave en la historia del narcotráfico en México cuyas redes siguen más que vivas en el Cártel de Sinaloa.

Captura de pantalla 2014-05-06 a la(s) 11.59.47 (1)

La red criminal en la que aparece María Aurora fue trazada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos y exhibida, el pasado 14 abril, con una lista de empresas de construcción, inmobiliarias y de servicios que sirven en Jalisco para el blanqueo de dinero proveniente del narco.

Esa red es parte del nuevo rostro del narcotráfico, que además de la producción, distribución y venta de drogas necesita de otros perfiles para cerrar la pinza de su industria ilegal.

Así lo explica el profesor investigador de la Universidad de Guadalajara Dante Haro Reyes, quien asegura que la vinculación del narco con la clase alta de ciertas ciudades ha permitido crear una red sólida de complicidades. “Una doble fachada” con grandes rendimientos económicos para empresarios y políticos de Jalisco que facilita la impunidad.

En los últimos 20 años el andamiaje interno de la industria del narco no sólo se ha corporativizado como lo hace cualquier empresa transnacional, que crea gerencias por rubros y regiones. También ha dado más cabida a las mujeres.

No sorprende que el nombre de María Aurora aparezca junto con el de su suegra Beatriz Garza Rodríguez y su cuñada Eva luz Rosales Morfín, quienes se integraron al negocio familiar como prestanombres en operaciones y como accionistas de algunas de las diez empresas que el propio Departamento del Tesoro enlistó como parte de la red de lavado.

En Julio del 2013 la misma autoridad americana ya había alertado sobre otras 15 empresas con los mismos objetivos. En ese boletín se incluyó a Diego Contreras Sánchez de apenas 28 años y hermano de María Aurora.

Nueve días antes su debut en la mira del gobierno estadounidense, el 5 de abril, MaríaU se paseó sin bochorno de la mano de su marido en un evento que fue merecedor de un par de portadas de revistas sociales.

El escenario es común para esta pareja: una boda de la burguesa tapatía. Desarrollada en la ex hacienda La Parreña en El Arenal, un poblado cercano a Guadalajara, que el año pasado registró una decena de desaparecidos por la delincuencia. Pero eso no figuró en la agenda de la fiesta, en donde además de los cuidadosos detalles de decoración, se ofreció como entrada ravioles de mango, empanadas de queso brie con mermelada de chabacano y carpaccio de res. Los casi 200 invitados eligieron entre pescado al limón o vacío en salsa de jitomate deshidratado y chiles secos. De postre se sirvió volcán de chocolate con helado de caramelo y bavaresa de maracuyá. Un Mariachi armonizó parte de la boda. El festejo culminó pasada la madrugada.

A diferencia de otro eventos, MaríaU vistió juvenil, como si reviviera la época de los noventa. Lleva una minifalda negra con bordados en lentejuela dorada que hace tono con su blusa del mismo material. Su pelo claro cae en cascada por su mejilla derecha igual de roja que su boca.

De lado izquierdo posa su marido. Las ojeras bajo sus pequeños ojos son profundas pero la pesadez se aminora con un look adolescente de pelo engomindado. El rostro se ve limpio y rosado, aunque por encima de sus orejas se dejan entrever algunas canas.

Quizá ya anticipan que sus tiempos de gloria están por fracturarse y por eso se aferran al look juvenil.

***

niñas bien del narco

La estampa de la pareja en abril de 2014 es diferente a la que lucieron hace algunos años, cuando el negocio del lavado comenzaba a florecer y la figura de prominente empresario se afianzó en Sánchez Garza, que a sus 38 años figura -junto son sus hermanos- en varias investigaciones de autoridades estadounidenses por blanqueo de activos.

De estatura mediana, más bien bajito, entradas profundas en la frente, pelo impecablemente recortado y estirado con gel, viste de traje negro con moño al cuello. Cara chata y sonoriza burlona. Ojos pequeños con profundas ojeras, el ojo izquierdo más cerrado que el derecho. Elegante y sobrio, como capo italiano en terreno azteca.

Diego Sánchez se ve pequeño a lado de su mujer a la que abraza. Los tacones y el peinado de gala de María Aurora rebasan a su pareja en más de diez centímetros.

La mujer sonríe y sus dientes blancos contrastan con sus ojos cargados de negro. La boca roja combina con el largo vestido estampado y escote en forma de corazón. En otra mano lleva un bolso Louis Vuitton y un saco negro de piel sedosa.

Sonríen por que están en una de las bodas más esperadas del 2011, el de la actriz de televisión Jaqueline Bracamontes, reina de belleza en el año 2000, egresada del colegio de monjas y mejor amiga de MariaU.

***

El perfil femenino ha cambiado, dijo Haro Reyes. La incidencia de las mujeres en las operaciones ilícitas se ha triplicado en los últimos 20 años. “La participación de la mujer en materia de delincuencia organizada específicamente del narcotráfico deja de ser pasiva para convertirse en un ente activo ya no solamente como acompañantes sino involucradas en las diferentes áreas; en este caso el lavado de dinero”.

Según datos del Secretariado Nacional Ejecutivo del Gobierno Federal en 1995 las mujeres participaban en el 6 por ciento del total de delitos federales denunciados, mientras que en 2013 la presencia femenina en actividades ilícitas aumentó a un 18 por ciento. De continuar esta tendencia, las mujeres involucradas en hechos ilícitos serán igual de numerosas que los hombres en los próximos 15 años.

***

AuroraJalisco es un estado de México que por años fungió como “la suiza del narco” -agrega el investigador-, una “burbuja de neutralidad” para los capos mexicanos que después de la operación Condor, a finales de la década del setenta, emigraron de Sinaloa a Jalisco y lograron mimetizarse en la clase alta tapatía. La de las mujeres guapas, la vida de lujo, los sitio de moda y las familias conservadoras.

Es ampliamente conocida la vida de Sara Cristina Cossio Vidaurri, sobrina de un exgobernador de Jalisco y amante del hoy prófugo Rafael Caro Quintero. En 1985 cuando el capo fue capturado en Costa Rica, Sara Cosío -quien había sido reportada reportada como secuestrada- aseguró que no había sido privada de su libertad y que en realidad estaba enamorada de Rafael Caro Quintero, entonces líder del cártel de Guadalajara, uno de los más poderosos en la década de 1980.

La anécdota pasó a la historia, pero hoy perfiles como los de MariaU y Diego recuerdan los vínculos que el narco tejió hace 20 años y que hoy rinden frutos.

Según registros de la DEA, la familia Sánchez Garza se vinculó con Rafael Caro Quintero a finales de los años 80, ellos se encargaron de seguir las operaciones del cartel, quien una década después se habría modificado con la aparición de nuevos líderes y el afianzamiento de otros grupos del narcotráfico como el de Juárez.

En Guadalajara se vivió con supuesta calma hasta la caída de Ignacio Coronel ‘El Rey del Ice’  en 2010, el tercero a bordo del Cartel de Sinaloa y encargado de controlar el negocio de la producción de metanfetaminas. Tras su muerte en manos del ejército las redes del lavado también lograron su autonomía afianzada en la imagen de empresarios jaliscienses, inscritos en los mejores clubes deportivos y residentes de lujosos vecindarios. Motivaron mayor protagonismo en la segunda generación que logró expandir el negocio familiar y realizó desarrollos inmobiliarios de extremo lujo en los terrenos propiedad de Caro Quintero, abandonados por largo tiempo.

Pero pese a los escándalos judiciales la presencia de los Sánchez Garza en los eventos sociales de la ciudad se mantuvo constante de 2010 al 2014, al mejor estilo tapatío de guardar las apariencias y soltar la clásica rúbrica: “aquí no pasó nada”.

Bautismos, desayunos, pasarelas de club, posadas navideñas, eventos de gobierno, inauguraciones de tiendas de marcas extranjeras, galas empresariales y bodas, muchas bodas, fueron parte de la agenda social de los jóvenes, considerados “niños bien”, una expresión del argot local para identificar a niños educados en colegios privados, hijos de empresarios, casados con “niñas bien” con las que tienen una familia digna de fotografías de revista.

Una vida bien trazada desde la adolescencia de Maria Aurora Contreras que Estudió Mientras se Casó y que fue “portadora de la verdad” hasta que Estados Unidos la desmintió.

Captura de pantalla 2014-05-06 a la(s) 11.59.26 (1)

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada