Lo detuvieron con marihuana y apareció ahorcado en la comisaría

marihuana (1)Sebastián Ortega. InfoJus Noticias-. El padre de Miguel Ángel Durrels viajó 89 kilómetros para retirar el cuerpo de su hijo, de 29 años, que apareció ahorcado ayer en la comisaría 1ª de Pilar, en el conurbano bonaerense. Mañana, después de practicarle la autopsia, el hombre va a regresar con el cadáver de Miguel Ángel a la localidad entrerriana de Ibicuy para velarlo. La policía dijo que el joven fue detenido por vender marihuana y que se suicidó de madrugada enrollándose un cable al cuello. “Tenemos muchas dudas. Nosotros pensamos que él no lo hizo”, dijo su tía a Infojus Noticias.

Miguel Ángel, alias Barchi, se fue de Ibicuy –donde viven sus padres y tres de sus seis hermanos- tres años atrás. En Pilar consiguió trabajo de cuidador de caballos de polo en la chacra Las Overas. El lunes a las 10 de la mañana salió de trabajar y se fue a comprar pan. Su familia supo de él al día siguiente, cuando la pareja del joven le avisó a una de las hermanas que fuera para la comisaría.

-Tu hermano se suicidó anoche a las tres de la mañana- le dijeron a la joven en la comisaría.

“No nos dejaron ver el cuerpo. Cuando llegamos nos dijeron que lo habían trasladado a la morgue de Lomas de Zamora”, contó Liliana Callero, tía del joven. “Nos mostraron unas fotos. Es muy rara la forma en que estaba colgado”. “Él era una persona alegre; le tenía mucho miedo a la muerte. Nosotros pensamos que él no lo hizo”, agregó.

La versión policial dijo que el domingo personal del Servicio de Apoyo Policial (SAP) detuvo a Miguel Ángel en la calle con 78 gramos de marihuana y lo trasladó a la comisaría 1ª. Sobre la hora de la detención hay contradicciones: algunos dijeron que fue a las tres de la tarde; otros a las nueve de la noche. “Lo pararon por portación de rostro”, contó a Infojus Noticias Nicolás Brec, de la Agrupacion de Agricultores Canabicos Argentinos (AACA).

El SAP, una guardia comunitaria dependiente del municipio de Pilar, no está facultado para realizar detenciones. Como su nombre lo indica, funciona como apoyo policial. Su especialidad, según lo demuestran las estadísticas, es colaborar en la detención de consumidores de drogas. En el mes de mayo, por ejemplo, realizaron 76 actuaciones. La mitad de ellas por infracción a la ley 23.737 de estupefacientes y por test de alcoholemia que dieron positivos. 17 personas fueron imputadas por tenencia de drogas. En promedio, se secuestraron menos de 10 gramos de marihuana y menos de un gramo de cocaína por persona.

“Estaba comercializando”, dijo el comisario Fernando Márquez, pese a que la escasa cantidad de cannabis secuestrado contradice esa versión. Según Brec, “no hay ninguna investigación previa que sostenga esta hipótesis. Tampoco hay testigos que digan que lo vieron vendiendo”. Otra irregularidad que denunció Brec es que el examen médico que se le practicó al ingresar en la seccional data de las 12 del mediodía. “¡Tres horas antes de su detención!”, se quejó.

A Miguel Ángel lo metieron junto a otro preso en un calabozo que desde hace meses está inhabilitado para alojar detenidos. “Él sabía que por la cantidad de marihuana que le encontraron, y teniendo en cuenta que no tenía antecedentes, en 48 horas iba a quedar libre”, dijo Bre. El lunes debía ser indagado por el fiscal Eduardo Rodríguez, de la UFI especializada en drogas ilícitas. Esa mañana los guardias de la comisaría lo encontraron muerto. Dijeron que se había ahorcado con un cable que había arrancado de la caja de la luz. “Es rarísimo eso –dijo Brec-. Cuando te meten preso lo primero que hacen es sacarte los cordones de las zapatillas”.

Mañana a las 8 de la mañana se realizará la autopsia. Después, la familia recibirá el cuerpo de Miguel Ángel para trasladarlo a Ibicuy, donde será velado.

 

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada