Los entretelones del género

Patricia Higsmith escribió Suspense en 1966.

En este libro, propone un recorrido íntimo por las claves que la ayudaron a producir su obra.

Cosecha Roja seleccionó algunos de sus tips para la narración del relato policial.

patriciahighsmith

Las ideas vienen hacia el escritor, el escritor no las busca, o por lo menos este es el tipo de escritura y el tipo de i

maginación de escritor a los que me refiero en este libro.

Los gérmenes de la ideas para un relato pueden ser pequeños o grandes, simples o complejos. Lo importante es reconocerlos cuando sobrevienen. Por mi parte, los reconozco por la exaltación que me proporciona un buen poema o una buena línea dentro de un poema.

Para tener el ímpetu necesario, el flujo sostenido que permitirá que el libro llegue a su fin, es importante esperar hasta sentir que la historia empieza a brotar. Esto sucede lentamente, durante el periodo de desarrollo del argumento, y no hay que precipitarlo, porque se trata de un proceso emocional, de una sensación de consumación, como si un día le dieran ganas a uno de decirse: “Esta historia es estupenda y me muero de ganas de contarla”.

Los buenos relatos breves se escriben exclusivamente con las emociones del escritor, y por lo general sus temas se expresarían de similar modo en un poema.

El germen del relato breve de suspenso puede tranquilamente surgir del hecho, acontecimiento o posibilidad más nimio, como por ejemplo una lluvia que borra unas huellas dactilares decisivas de un vaso de cóctel olvidado en un balcón. Un relato breve de suspenso debe contar con una única escena y transcurrir en no más de cinco minutos.

Una nouvelle implica exactamente el mismo esfuerzo que una novela de extensión normal: si bien es cierto que no exige tanta prosa como una novela, los cambios de personajes, los cambios de escenario y los de punto de vista no pueden faltar. La acción debe ser más rápida que la de una novela, por lo cual la nouvelle,  tendrá la misma cantidad de acción pero narrada deforma más sintética.

Al emprender el desarrollo de un argumento, el escritor debe hacerse las siguientes preguntas cruciales: ¿”Terminará el héroe en calidad de vencedor o de vencido?¿La atmósfera imperante será de comedia, de tragedia o una mezcla de ambas? ¿O se trata más bien de la clase de relato que informa fríamente acerca de los acontecimientos y el destino cruel para que el lector saque sus propias conclusiones?

Un argumento no debe ser una cosa rígida anclada en la mente del escritor cuando empieza su trabajo.

La claridad tiene que permanecer entre las prioridades todo el tiempo. Es también la mejor guía para un buen estilo. Las oraciones enmarañadas deberían limpiarse cuando uno lee el primer borrador, y si nos lleva demasiado tiempo hacer esto en la primera lectura, escribe “poco claro” en el margen, de modo que puedas regresar a eso más tarde.

La vida de un escritor es libre e ilimitada, y si hay privaciones hay algún consuelo en el hecho de que no somos los únicos en enfrentarlas, y nunca lo seremos mientras viva la raza humana. La economía es en general un problema , pero eso es parte del juego y tiene sus reglas: la mayoría de los escritores y artistas debe tener dos trabajos en su juventud, el trabajo para ganarse el pan y el trabajo de hacer su obra.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada