Detienen a padre e hijo sospechosos de asesinar al enfermero de Malvinas Argentinas

Cosecha Roja.-

Juan Domingo Canniggia y Joan Canniggia fueron detenidos hoy por la mañana acusados de participar en el asesinato del enfermero del Hospital Pediátrico “Claudio Zin” de Malvinas Argentinas. El DNI de Joan, de 24 años, hijo de Juan Domingo, fue hallado en la escena del crimen. La detención fue realizada en la localidad de Manuel Alberdi, partido de Pilar. Según fuentes policiales, ambos trabajan en un lavadero de autos y están sospechados de colaborar en la muerte de Walter Navarro, asesinado de un disparo en la axila el martes pasado, en la puerta de su casa, en Villa de Mayo.

Padre e hijo están detenido en la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro a disposición de la justicia.

Por otro lado, Jesús Cariglino, intendente de Malvinas Argentinas, en declaraciones a un medio radial, aseguró que la familia está utilizando el caso para “hacer política”, y que Navarro “no hizo ninguna denuncia sobre el Hospital. Era un trabajador que no tenía absolutamente nada que ver con el chico”. Y afirmó que el crimen fue un caso más de inseguridad: “Testigos escucharon cuando a Navarro le pedían las llaves del auto, éste se habría resistido y lamentablemente le dispararon”. Ayer, el hijastro de la víctima dijo a Cosecha Roja que a Walter Navarro “no le sacaron dinero ni las llaves del auto”, y que por eso está “absolutamente seguro de que no fue un robo”.

Crimen político

Un enfermero del hospital Pediátrico Claudio Zin de Malvinas Argentinas fue asesinado ayer en la puerta de su casa, en el barrio de Vila Mayo. Walter Navarro fue interceptado en Estomba 1984, por dos hombres armados que bajaron de un Citröen C4 y tras un forcejeo le dispararon en la axila. Navarro cayó herido y los agresores escaparon en el auto con sus cómplices.

Las primeras averiguaciones realizadas por la policía confirmaron que no se trató de un robo, ya que al enfermero no le faltaba ninguna de sus pertenencias. “Tenía plata encima, no le quitaron nada”, dijo a Cosecha Roja su hijastro Gerónimo Moyano. “No fue un robo, estoy absolutamente seguro de eso. Tenía la llave del auto y tampoco se la sacaron. No se trató de un delito común”.

Además, Moyano vinculó el crimen a datos que aportó su padre en el marco de la reconstrucción de los incidentes registrados el 5 de junio. “Él no había hecho una denuncia judicial. Simplemente estaba aportando datos a una investigación periodística acerca de la mala praxis en los hospitales de Malvinas y acerca de los malos manejos de dineros de la salud”, aseguró en relación con la patota que agredió a periodistas que cubrían una protesta por un caso de mala praxis en el hospital Claudio Zin, y que responderían a las órdenes del intendente.

Navarro era enfermero del mismo centro sanitario pero trabajaba en el sector de neonatología del Hospital Eva Perón, ubicado al lado del Claudio Zin. Su hijastro dijo que su padrastro “trabajó durante 15 años en el hospital y estaba en contra de muchas de las cosas que sucedían ahí adentro. Después se retiró y se vinculó por una época al sector privado; hacía poco tiempo, unos cuantos meses, había regresado al Eva Perón. Este año se había sumado a la Cámpora”.

Al ser consultado por los periodistas si los agresores respondían a su figura, Cariglino aseguró: “Puede ser, yo nací en Malvinas Argentinas y todas las personas que viven aquí de alguna forma u otra son allegadas”.

Claudia Ledesma, la madre de un bebé que falleció por una bronquiolitis y que acusa de mala praxis al hospital, le dijo al intendente: “¡Quiero saber qué pasó con mi hija”. Cariglino le respondió: “A su hija tiene que fijarse usted que la llevaba desnuda en pleno invierno arriba de la moto”.

La discusión quedó plasmada en un video:

Moyano afirma que es “moneda corriente” que el intendente se maneje con patotas. Y describe un panorama hostil para manifestarse y militar: “Cuando hay reuniones o trabajos colectivos en los barrios, aparecen las camionetas del municipio, a veces con la chapa oficial, a veces sin chapa, y bajan tipos, nos sacan fotos. Marcan a los militantes que están en contra de su gestión. Vivo aquí desde que nací, hace 29 años, y conozco cómo funciona la política de Malvinas”.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada