Mar del Plata: la muerte anunciada de la beba Yazmín

peluche

La muerte de Yazmín Milagros Picart Sosa, una beba de once meses, el lunes 10 de octubre en Mar del Plata, podría ser el argumento de una película. Una película que tendría una heroína: Romina Llobet, la titular de la Comisaría de la Mujer.

La beba fue ingresada en el hospital el sábado 8, el mismo día del femicidio de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años, cuyo asesinato dio lugar al primer Paro Nacional de Mujeres y a una marcha que se replicó el 154 ciudades del mundo.

La historia comienza en 2013. Héctor Picart y Lucía Sosa, hoy de 52 y 33 años, tenían cuatro hijos. El más pequeño, de cinco meses, llegó al Hospital Materno Infantil con un paro cardio respiratorio. El bebé falleció y los médicos, que encontraron en la sangre sustancias tóxicas compatibles con cocaína, siguieron el protocolo e hicieron la denuncia. Intervino Minoridad y, aunque la muerte del bebé quedó caratulada como “dudosa”, se decidió separar a los otros tres chicos de la pareja y alojarlos en un hogar.

La muerte del bebé y la separación de los niños de sus padres en 2013 fue seguida y tramitada por Romina Llobet, entonces oficial de atención al público en la Comisaría de la Mujer de Mar del Plata.

Fuentes judiciales consultadas por Cosecha Roja explicaron que el matrimonio Picart-Sosa sufre del “Síndrome de Münchhausen por poder”, también llamado “Trastorno facticio impuesto a otro”. Se trata de una forma de maltrato infantil que consiste en la exageración de enfermedades por parte del cuidador primario, en la que el adulto engaña a los médicos y hasta “fabrica” los síntomas en el niño intoxicándolo con medicamentos o asfixiándolos. “De hecho, los chicos tenían un número muy llamativo de ingresos al hospital. Lucía Sosa, la madre, aducía en general que tenían problemas respiratorios y los llevaba una y otra vez, aunque nunca cumplía con lo que le pedían los médicos”, explicaron.

El domingo 9 de octubre, cuando Yazmín fue ingresada al Materno Infantil, una trabajadora social llamó por teléfono a Romina Llobet. “Los mismos padres del bebé que murió en 2013, vinieron con una chiquita de once meses en paro cardio respiratorio”, le dijo. Romina fue directo al hospital. La beba, a consecuencia del paro y de la hipoxia, presentaba muerte cerebral.

“Nosotros desconocíamos la historia de esa gente. Además, como era fin de semana, no había nadie en Servicio Social”, contaron desde el Materno Infantil. “Romina inició una actuación de oficio pero lamentablemente la beba murió dos días después. Entonces, el lunes volvió y pidió una autopsia pormenorizada para averiguar el causal de muerte, sobre todo porque la pareja tiene otro hijo de dos años y Lucía Sosa está embarazada de siete meses”.

La intuición de Romina Llobet no falló. La autopsia mostró lesiones a nivel anal y el causal de la muerte fue justamente un paro cardio respiratorio causado por el dolor. María Isabel Sánchez, la misma fiscal que intervino en el caso de Lucía Pérez, redactó el pedido de captura para Picart y Sosa y caratutó la causa por la muerte de Yazmín como: “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo perpetrado por dos o más personas seguido de muerte”.

La detención de los padres fue un capítulo aparte. Alertados, ya que la muerte de la nena fue seguida paso a paso por los medios locales, se fugaron. Cuando el sábado 15 la policía entró en la casa, en el del barrio Las Américas, había en la mesa platos con comida tibia. La Dirección Departamental de Investigaciones se sumó a la búsqueda.

El 17 de octubre, un ardid creado en la Comisaría de la Mujer hizo caer a la pareja. Llobet los llamó por teléfono haciéndose pasar por una asistente social que quería verlos por la muerte de Yazmín. Los padres aceptaron y quedaron en un punto de encuentro especulando con que los ayudarían a irse de la ciudad: los detuvieron y quedaron imputados por abuso sexual agravado, seguido de muerte y trasladados a la alcaidía de la Unidad 44 de Batán.

Los otros hijos de la pareja continúan en un hogar de tránsito a la espera de que la justicia defina la situación procesal de los padres.

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada