Maxi Almonacid contó cómo lo torturaron los policías de Trelew

Maxi almonacid

“Con mucho asco y mucho dolor les dije que había visto las caras de todos y que no se olvidaran que iban a pagar lo que me habían hecho”. Así recordó Maximiliano Almonacid lo que sufrió en la comisaría segunda de Trelew, la madrugada del 18 de enero de 2012. Delante suyo, en la tercera jornada del juicio, lo escuchaban los cinco policías acusados de abuso sexual gravemente ultrajante, torturas, apremios ilegales y vejaciones.

***

Aquella madrugada, la policía de Trelew recibió un llamado que alertó sobre una pelea en el barrio Presidente Perón. Al llegar al lugar, los policías detuvieron a Maximiliano Almonacid, quien en ese momento tenía 16 años, sin que pudiera avisarle a sus padres y pese a que la detención fue en la puerta de la casa.

Según el relato del joven, la pelea entre el propio Maximiliano y el chofer de una Trafic (que nunca fue identificado) fue porque éste último había querido “manotear” a su novia y él reaccionó arrojándole una piedra a la camioneta. Cuando llegó la policía la Trafic aún se encontraba en el pasaje, pero los agentes permitieron que se fuera sin identificar al conductor.

“Mi casa tiene dos portones, yo estaba en el patio, había pasado el primer portón y estaba llamando a mi mamá para que me abriera el segundo. Los policías me pegaron y me sacaron del patio. Me metieron en el patrullero y me llevaron a la comisaría. Yo pensaba que iba a llegar y todo iba a pasar normalmente. Nunca pensé que iba a pasar todo lo que pasó”, contó el joven en la audiencia.

Cuando lo subieron al patrullero, le pegaron para que bajara la cabeza. Cada vez que quería levantarla le pegaban de nuevo. “Al llegar a la comisaría me llevaron a un pasillo donde me patearon en las costillas, me dieron piñas en la panza. Me decían que yo había robado y cuando yo les decía ‘¿dónde había robado?’ me pegaban de nuevo y me decían que me callara la boca. Para ellos yo era un delincuente”, dijo.

Según sostuvo la fiscalía en la acusación, varios policías de la seccional segunda participaron de golpizas al joven en diversos momentos. A partir de diferentes ruedas de reconocimiento pudo individualizarse a siete agentes. Dos de esos siete acusados reconocieron haber participado de las golpizas siendo condenados en juicio abreviado.

“Luego de que me pegan en ese pasillo me dejan tirado en el piso y ahí escucho que se abre una puerta de rejas y veo que sacan a un pibe y se lo llevan a otro lado”. Ese joven era Bruno Rodríguez Monsalvez, el único detenido que había en la dependencia esa mañana. Durante la etapa de investigación, Bruno contó que escuchó los gritos de Maxi. Después de declarar, solicitó protección en su carácter de testigo y se fue de la provincia de Chubut temiendo por su seguridad. E 26 de marzo de 2012 regresó para hacer un trámite en el registro civil: ese día lo asesinaron a pocas cuadras de su casa en un hecho que nunca se esclareció.

Ante los jueces, Maximiliano contó: “Después se acercó el policía ese grandote y me hicieron parar, me siguieron pegando y me llevaron al lugar de donde habían sacado al pibe. No lo recuerdo porque me pusieron algo en los ojos, era como una mano con un trapo. Cuando vi que me taparon los ojos ya me empecé a sentir un poco raro […] Me llevaron contra una pared. Me hicieron poner las manos arriba, yo siento que era uno solo el que me tenía. Me bajaron los pantalones. Me sacaron los calzoncillos”.

Pese al llanto cargado de bronca e impotencia que estalló en varios momentos de la declaración, Maximiliano rechazó el ofrecimiento del tribunal de tomarse unos minutos de descanso. Contuvo las lágrimas, siguió hablando, miró directamente a la cara a los jueces y a la fiscal. La tortura cesó cuando llegó su familia a la comisaría: pudo oír las voces de la mamá y la novia desde el lugar en el que estaba. Cuando lo sacaron le tiraron agua y lo llevaron a una oficina.

En ese trayecto se cruzó con Ivana, su novia, que estaba esposada y era llevada a una celda por personal de la comisaría que la detuvo, según le dijeron a la madre de Maxi, porque “estaba muy alterada”.

Los policías le dijeron que lo iba a revisar un médico, pero nunca ocurrió. El certificado que los agentes aportaron durante la etapa de investigación es falso. Llevaba la firma del médico policial Fernando Zaghis, que nunca estuvo en la comisaría. Fue el propio Zaghis quien reconoció esto durante el juicio abreviado contra él y otros dos policías en 2013.

Además de Maximiliano, durante la audiencia de ayer declararon dos vecinos que presenciaron la detención. Ambos convalidaron la versión del joven en relación a la violencia con que se produjo. Contaron que todos le dijeron a los policías que él era menor y que vivía en esa casa.

Este es el segundo juicio de la causa. El primero fue en 2013 y estos mismos cinco imputados resultaron absueltos. El fallo luego fue revocado por el Superior Tribunal de Justicia de Chubut, que lo entendió arbitrario por lo que ordenó la realización de un nuevo proceso.      

Lucas Krmpotic
Lucas Krmpotic

Integrante de la Comisión Contra la Impunidad y por la Justicia en Chubut y de la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada