Mexicanos en Argentina cuestionan respuesta oficial por el asesinato de periodistas

Javier Valdez

Por Asamblea de mexicanxs en Argentina.-

México padece una crisis humanitaria, que volvió a quedar en evidencia el pasado 15 de mayo, con el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas en Sinaloa. En 2006, el ex presidente Calderón sumió al país en una irresponsable guerra contra el narcotráfico que ha continuado Peña Nieto. Desde entonces han habido más de 200 mil asesinatos y más de 30 mil desapariciones. Las masacres masivas y manipuladas por las fuerzas de Seguridad se multiplican. A diario se cometen delitos de lesa humanidad. Cada vez son más numerosos los casos que prueban la vinculación del poder político con el crimen organizado.
El pasado 18 de mayo la Cancillería Argentina se pronunció al respecto del asesinato del periodista Javier Valdez.

La respuesta de la Cancilleria va en apoyo al gobierno mexicano. Gobierno que no sólo NO ha facilitado los medios ni las estrategias para detener esta catástrofe, sino que ha sido investigado, justo por los periodistas asesinados, por su participación activa en delitos de lesa humanidad.

Por eso decimos, su comunicado no es suficiente. Nos genera profunda preocupación que este comunicado ubique como principal problema al “narcotráfico”. Ya que hace diez años, con el argumento de “la lucha contra el tráfico de drogas” hundieron al país en la militarización, las violaciones a DDHH y en la impunidad. Nos preocupa muchísimo ver como este mismo discurso se repite ahora en otras geografías.

Invitamos a todo el pueblo argentino, a las organizaciones sociales, de DDHH, a los gremios de prensa, a lxs estudiantes a acompañarnos a exigirle al gobierno argentino que se pronuncie contra el estado mexicano.

Y sobre todo, les invitamos a organizarnos, romper el cerco mediático con el que buscan ocultar la participación, complicidad del estado y la impunidad. Detengamos esta masacre.

CARTA A ENTREGAR: 

México padece una tragedia sin precedentes que volvió a quedar en evidencia el pasado 15 de mayo, con el asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, en Sinaloa, y que el gobierno argentino condenó cuatro días después en un comunicado.

A propósito de ese posicionamiento, que es el primero que emite el gobierno argentino en torno a la crisis humanitaria que sufre México desde hace una década, deseamos hacer las siguientes precisiones.

Dice el comunicado:

  1. “El Gobierno argentino se suma al repudio internacional frente al asesinato del periodista mexicano Javier Valdez Cárdenas, crítico de las actividades delictivas del cartel de Sinaloa”.

Javier no sólo era crítico de las actividades delictivas del cártel de Sinaloa, sino de la inacción del Estado para proteger a las víctimas que ha dejado la guerra contra el narcotráfico; de la falta de respuestas del presidente Enrique Peña Nieto, de los abusos y crímenes cometidos por las fuerzas de Seguridad y de la connivencia del poder político con el crimen organizado.

  1. El comunicado repudia la muerte de Javier Valdez Cárdenas “así como los de otros hombres de prensa muertos en el curso de este año”.

Entre los seis periodistas asesinados este año se encuentra una mujer, Miroslava Breach, a quien el 23 de marzo ejecutaron a tiros en Chihuahua, en la puerta de su casa y frente a su hijo. Con ella, son 17 las periodistas asesinadas desde el 2010 en México. Omitir a las periodistas mujeres asesinadas es no solo invisibilizar el crimen cometido contra ellas, sino también su labor periodística.

En total, desde el año 2000 en México han sido asesinados 126 periodistas y por lo menos 23 más están desaparecidos. A ellos se suman decenas de periodistas amenazados, perseguidos y desplazados a la fuerza de su ciudad de origen. Ninguno de los casos se ha investigado. La impunidad es la norma.

  1. El comunicado habla de los periodistas asesinados “por su valiente acción para poner al descubierto a los responsables de los crímenes del narcotráfico”.

Los periodistas asesinados no denunciaban sólo los crímenes del narcotráfico, sino del Estado, por ejemplo las masacres en las que el Ejército ha manipulado escenas del crimen, las torturas cometidas por las fuerzas de Seguridad, así como la persecución y las amenazas de gobernadores y alcaldes y funcionarios en general.

Artículo 19, organización de Derechos Humanos, reveló que el 53 por ciento de las 426 agresiones a periodistas registradas el año pasado fueron cometidas por funcionarios públicos. Así que, contrario a lo que afirma el gobierno mexicano, es el Estado y no los narcotraficantes los que más atentan contra la libertad de expresión en México.

  1. El comunicado expresa “al Gobierno de México su solidaridad y su total apoyo a los esfuerzos que realiza para combatir estas actividades criminales”.

El gobierno mexicano no está realizando ningún esfuerzo para combatir actividades criminales, todo lo contrario, estas siguen creciendo, en auge, fortaleciéndose sin freno alguno.

Estos son apenas algunas cifras del saldo de una década de una guerra infame que sólo sumió al país en un interminable baño de sangre e impunidad y en la que los narcotraficantes no son los únicos criminales.

-Más de 100 mil personas asesinadas.

-Más de 30 mil personas desaparecidas.

-Más de 100 periodistas asesinadxs.

– Decenas de miles de feminicidios sin investigar.

-Por lo menos 14 defensorxs de derechos humanos asesinados.

-Por lo menos 90 mil personas desplazadas de sus pueblos, de sus ciudades, por la violencia.

-Decenas de miles de niñxs huérfanos ante el asesinato o desaparición de sus padres y/o madres.

-Se han descubierto 855 fosas comunes con más de 1500 cadáveres amontonados, sin identificar. Las encuentran los familiares que buscan a sus desaparecidos sin ayuda del Estado.

– Nos siguen faltando los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Queda claro que el comunicado emitido la semana pasada por el gobierno argentino es insuficiente porque repudia sólo los asesinatos a periodistas y no el resto de las violaciones de derechos humanos que sistemáticamente se cometen en México y que son responsabilidad del Estado.

En México hay mucho dolor. Es un país que está permanentemente en duelo, donde todo el territorio se ha convertido en un cementerio.

El silencio es cómplice.

México necesita la solidaridad de la comunidad internacional y contundentes reclamos contra la impunidad. En particular de la Argentina, un país con el que nos unen lazos de apoyo en diferentes momentos difíciles de nuestras historias.

Frente a esta tragedia, los abajo firmantes exigimos:

  • Que el presidente Mauricio Macri se pronuncie y ponga fin a la indiferencia y al silencio sobre la tragedia humanitaria que vive México y que no afecta únicamente a los periodistas. El gobierno argentino no puede mantener relaciones políticas, económicas ni sociales con un gobierno que viola sistemáticamente los derechos humanos.
  • Que el Estado argentino se solidarice con las víctimas de la guerra contra el narcotráfico en México.
  • Exigimos al gobierno argentino, utilice todos los medios y recursos a su alcance para instar al gobierno mexicano a permitir a los Relatores para la Libertad de Expresión de la ONU y de la CIDH hacer una visita a México para documentar los casos de asesinatos y hostigamiento contra periodistas, y puedan implementar un mecanismo de seguimiento que ponga fin a esta tragedia.

 

Solidaridad con México: No se mata la verdad matando periodistas.
Miércoles 24 de mayo, 11 am Cancillería. 
Abajo esta la carta que entregaremos, envíe sus adhesiones a [email protected]
agradecemos difusión por todos los medios posibles.
Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada