México: 30 mil niños huérfanos por la violencia

Francisco Mejía. Milenio.-

Los casos de niños y niñas abandonados crece en el país, debido a la pobreza y a las “nuevas cadenas de violencia” que aparecen día a día: de 2008 a la fecha se han documentado 30 mil casos de menores privados de cuidados parentales.

Aproximadamente 80 por ciento son niños de entre tres y 11 años, además de adolescentes de 12 a 17, djo en entrevista con MILENIO el director del Programa de Acogimiento en la Ciudad de México de la organización Aldeas Infantiles SOS, Carlos Modesto Toriz Jarquín.

De eso 30 mil niños, casi 85 por ciento son hermanos biológicos.

“Aquí se hace una broma macabra: hoy mueves una piedra y encuentras un niño huérfano; sacudes un árbol y cae un niño. El nivel de incidencia de este fenómeno va en aumento, más que el porcentaje de crecimiento de la tasa de población.”

La guerra que se libra contra la delincuencia organizada está generando menores abandonados.

En la sede que Aldeas Infantiles SOS tiene hay una familia de ocho hermanos biológicos que “son atendidos temporalmente por nosotros, pues los familiares directos estuvieron involucrados en redes de narcotráfico”.

¿Qué es Aldeas Infantiles SOS? El concepto llegó de Europa a México en 1967 y actualmente en sus ocho centros de acogimiento y dos de fortalecimiento familiar en todo el país se atienden a 2 mil 500 menores. En el de la Ciudad de México hay 110 menores.

Su trabajo se basa en el programa “de acogimiento familiar”, que consiste en mantener juntos a hermanos biológicos con una madre que se hace cargo de ellos de manera temporal o permanente.

Cuando un chico se queda permanentemente en el albergue es porque un juez prohíbe a la familia su acercamiento, debido a la violencia o porque fueron abandonados.

El acogimiento temporal sucede mientras se resuelven los problemas que han tenido sus familias, por ejemplo, de migración o porque los padres están recluidos en prisión o en centros de rehabilitación por consumo de drogas.

En su sede del DF, en la Gustavo A. Madero, Aldeas Infantiles SOS cuenta con 14 casas, donde vive igual número de familias.

La madre volchito

Los grupos de hermanos biológicos viven a cargo de una persona adulta. Es una mujer que será su madre y que ha pasado por una capacitación de 24 meses. “Es un modelo monoparental de jefatura femenina”, define Toriz Jarquín.

La madre tiene a su cargo dos tarjetas: una relacionada con su pago y otra para que atienda las necesidades de su familia: alimentos, escuela, higiene personal, limpieza y transporte, entre otros gastos.

Es el caso de Guadalupe Romero, mejor conocida por sus hijos como mamá Volchito. El adjetivo se lo ganó debido a que habitaban una casa donada por Volkswagen.

La madre explica que en Aldeas Infantiles SOS viven jóvenes que cursan bachillerato o universidad. En otros casos hay jóvenes que se han casado. Son familias como las hay en toda la ciudad. “Nuestros niños son exactamente igual de vulnerables que cualquiera de otra familia”, dice Toriz Jarquín.

Foto: El Universal

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada