México en el punto de quiebre

 

El texto con el que Alejandro Cossio presentó su trabajo

“Los grupos del crimen organizado se han dado cuenta que el gobierno no es invencible”

México está viviendo como nunca antes una guerra sin tregua contra las mafias que controlan este país. El presidente Felipe Calderón se propuso desde el arranque de su administración, acabar con estos grupos. Para ello, el mandatario sacó al ejército a las calles, sustituyendo a policías municipales y estatales, quienes no pueden, o no quieren combatir de frente a los criminales. Sin embargo la tarea está lejos de ser completada, si es que acaso se puede. Han logrado sin lugar a dudas la detención de grandes capos del secuestro y la droga. Pero aún así el crimen parece extenderse y levantarse por encima del gobierno. Los esfuerzos de combate se han concentrado en estados y ciudades donde el repunte ha sido devastador en lo que ha seguridad pública se refiere: Sinaloa, Michoacán, Nuevo León, Tamaulipas, y principalmente en ciudades como Reynosa, Nuevo Laredo, Culiacán, Juárez, Tijuana y algunas otras.

Tradicionalmente la ciudad de Tijuana ha sido un punto clave para el crimen organizado en el paso de la droga hacia los Estados Unidos, así como también para realizar otro tipo de actividades delictivas como el secuestro. Por lo tanto en está zona desde hace tiempo, se han venido presentando una gran cantidad de asesinatos como consecuencia de que las bandas criminales trabajan libremente sin ser molestados por la policía, o incluso la misma policiía trabaja para las mafias. Pero las cosas se agravaron a partir de finales de septiembre de 2008, cuando el grupo criminal en el poder se dividió en dos y empezaron la guerra uno contra el otro por controlar la zona. Grandes cantidades de matanzas se han ocurrido y hasta la fecha aun continúan. El 2008 fue el año más violento en la historia de esta ciudad. En muchas zonas del país también se viven tiempos funestos, la cantidad de asesinatos en este 2008 aumentó en toda la república más del doble que el año anterior. En números redondos se cometieron aproximadamente 5,500 ejecuciones en todo el país.

En el 2009 las ejecuciones continuaron en Tijuana aunque un poco a la baja en comparación del año anterior, esto debido al debilitamiento de las bandas rivales desgastadas por el fuerte combate que han sostenido. Sin embargo en Ciudad Juárez, Chihuahua, los asesinatos no han parado y la tendencia es a la alta convirtiéndose así en la ciudad más violenta del país y algunos afirman que del mundo.

Se viven momentos históricos en México y llenos de incertidumbre del que va a pasar después, que sigue, hacia donde va esta guerra que algunos dicen es sin sentido. En Juárez hay movimientos ciudadanos que piden que el ejército salga de las calles y vuelva a sus cuarteles. En Tijuana, por el contrario, la gente aplaude las acciones de la milicia en contra de la mafia.

Lo que sí es una realidad es que los grupos del crimen organizado se han dado cuenta que el gobierno no es invencible, que es posible ganarles, o al menos que sí pueden, y lo han demostrado, sostener una guerra de “tú a tú” por igual.

Sobre las imágenes: 5 fotos fueron publicadas en Semanario Zeta, una en la agencia AP y otra en la Agencia EFE.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada