México: La política de seguridad en el centro de la campaña electoral

José Antonio Román, Jesús Aranda y Gustavo Castillo. La Jornada.-

En una vehemente defensa de su política de seguridad, el presidente Felipe Calderón consideró que “acomodarse” o “arreglarse” con los criminales representaría para el país un “grave error”, por lo que, sin mencionarlos por su nombre, llamó a los candidatos presidenciales a definir “con claridad y sin ambigüedades” si van a continuar o no la lucha por la seguridad. “Esa es, en sintesis, la alternativa: acomodarse a los criminales o enfrentarlos.”

Las regiones del país donde existe o se ha registrado una mayor violencia en los años recientes, son “en buena medida en donde más ha habido un acomodo de este tipo”, dijo el mandatario al inaugurar el cuarto Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia.
“Yo no digo que por corrupción. Yo no sé si fue por temor o simplemente porque no se vio el problema. Pero el no enfrentar, sino acomodarse, deriva tarde o temprano en lo que estamos viendo: una disputa de los criminales por el dominio, unos contra otros, de esos territorios”, señaló el titular del Ejecutivo.

Además, cuestionó a aquellos gobernadores –también sin citar nombres– que por la mañana critican su estrategia de seguridad y el uso de las fuerzas armadas, pero por la tarde le piden una mayor presencia de soldados para atender y resolver problemas de ese tipo en sus municipios y comunidades.

Los ciudadanos exigen respuestas aquí y ahora

 Incluso, se refirió a quienes afirman que el problema de inseguridad sólo se resuelve con educación o empleo. “Eso es faltar a la verdad”, reprochó Calderón, quien dijo que es obvio que la reconstrucción del tejido social continuará. Pero en la situación actual de robos, violaciones, asaltos y homicidios, entre otros delitos, los ciudadanos exigen una respuesta aquí y ahora. Y tiene que haber una policía que ayude y que persiga a los criminales.

Necesitamos las dos cosas, añadió, una cultura de prevención, pero también es necesario atender los problemas que dañan a la población en este momento. “Sí se requieren escuelas y empleos, y trabajamos en ello, pero también se necesita una policía eficiente y comprometida, y que los gobiernos no evadan su responsabilidad.”

En un largo discurso de casi 45 minutos, el presidente Calderón se dio tiempo para cuestionar la tardanza con la que actúa el Congreso para legislar, en este caso específico, en materia de seguridad. Fue aquí cuando se dijo dispuesto a ser llamado a cuentas por lo que ha hecho y dejado de hacer en esta materia.

“Es hora, honestamente, de llamarnos a cuentas a todos. Yo estoy dispuesto a que me llamen, también, a lo que debo responder, de lo que hice y de lo que hago. Pero también llamemos a nuestros representantes (legisladores). Y sepamos distinguir, que eso es otra cosa bien importante, quién sí y quién no cumple”, dijo. Calderón señaló que tampoco se trata de todo el Congreso: son diputados y senadores en específico quienes no han cumplido, precisó.

En el encuentro, organizado por grupos civiles encabezados por México SOS, de Alejandro Martí, el presidente Calderón destacó la “política integral” que sigue su gobierno en la lucha contra el crimen organizado, y lo complejo que ha sido su aplicación en este momento que vive el país. “Pero qué bueno que la emprendimos porque, de no haberlo hecho entonces, quizá ahora, hoy mismo, sería ya demasiado tarde”, aseguró.

Cuestionó a gobiernos y autoridades locales, pues la justicia estatal, la ordinaria, la que debe atender los delitos del fuero común, y que corresponden a este nivel de gobierno, “es la justicia más desatendida”, y es la que afecta de manera más directa a la población.
Dijo que debido al aumento de los recursos económicos destinados a seguridad, y los fondos federales para que los estados puedan ejercerlos en diversos proyectos en tareas vinculadas al tema, hoy en día el tema presupuestal ya no es estrictamente el principal problema.
Ahora es importante que los estados muestren su verdadera voluntad política para que estos recursos disponibles se tranformen en nueva infraestructura y en personal capacitado para impartir la justicia que la población requiere y exige.

Finalmente, Calderón sostuvo que ha dedicado y seguirá dedicando el mayor de sus afanes personales y como Presidente para que México sea un país seguro y con justicia. “Y sé que es un camino largo, largo, pero que tenía que emprenderse tarde o temprano, y aseguro que lo emprendimos en la dirección correcta y apenas a tiempo.”

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada