México: Una red de narcopolicías controlaba el aeropuerto internacional

Excelsior.- 

La Policía Federal ofreció ayer una recompensa de cinco millones de pesos a quien dé información acerca del paradero de los agentes Daniel Cruz García y Zeferino Morales Franco, acusados de asesinar a otros tres oficiales en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), así como de un tercer cómplice, identificado como Bogard Felipe Lugo de León.

“Estos tres traidores, desde el primer momento en el que se cometió el homicidio, están siendo buscados por unidades especiales”, dijo el jefe de la División de Seguridad Regional de la PF, Luis Cárdenas Palomino.

Según las pesquisas de la PF, pasajeros procedentes de Lima, Perú, dejaban la droga en los baños del aeropuerto, la cual era recogida después por uno de los dos agentes federales prófugos.

En el AICM operan ocho corporaciones policiacas y cuatro secretarías de Estado, además de la Interpol, con más de ocho mil elementos, debido a que son instalaciones estratégicas para la seguridad nacional.

Ligan a corporaciones en narcorred del AICM

Las autoridades federales buscan a los agentes Daniel Cruz García, Zeferino Morales Franco y Bogard Felipe Lugo de León

La red de narcotráfico que opera dentro del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) está compuesta por elementos de todas las corporaciones que laboran dentro de esa terminal aérea, según informó ayer el jefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino.

La Policía Federal ofrece una recompensa de cinco millones de pesos a quien dé información acerca del paradero de los agentes Daniel Cruz García y Zeferino Morales Franco, acusados de asesinar a otros tres oficiales en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y de un tercer cómplice, identificado como Bogard Felipe Lugo de León, dijo.

“Estos tres traidores, desde el primer momento en el que se cometió el homicidio están siendo buscados por unidades especiales. En la Policía Federal no hay ni habrá lugar para los traidores y en este momento la corporación ofrece una recompensa de cinco millones de pesos para todo aquel que nos pueda brindar información para la localización de cualquiera de estos tres traidores.”

Las investigaciones que realiza la Policía Federal señalan que pasajeros procedentes de Lima, Perú, y que pertenecían a la misma red de narcotráfico, dejaban la droga en los baños del aeropuerto capitalino, luego, el estupefaciente era recogido por uno de los dos agentes federales prófugos.

La tarea de Daniel Cruz García y Zeferino Morales Franco en la red era sacar la droga del aeropuerto para posteriormente entregarla a los distribuidores en la Ciudad de México.

La forma de operar de estos narcotraficantes de origen peruano era la de utilizar pasajeros, quienes en sus maletas o al interior de sus ropas, transportaban la cocaína, la cual era dejada dentro de los baños que se ubican antes de las aduanas.

“La mecánica del tráfico de estupefacientes, la cual consiste en que el o los pasajeros que llegan al aeropuerto, tiran la droga en los sanitarios para no ser detectados por las autoridades federales y posteriormente un elemento adscrito al AICM es el encargado de llevarla fuera del recinto”.

En las investigaciones que se realizan contra esta red de narcotráfico que ha detectado el contacto para sacar el estupefaciente se identificó a una persona con el sobrenombre de El Abuelo o Abuelito El Manotas primo de otra persona identificada sólo como El Chino que son los contactos para recoger la droga en el AICM.

Cárdenas Palomino señaló que los elementos en activo con dos años de antigüedad dentro de la corporación, Zeferino Morales Franco y Daniel Cruz García, mataron de “manera traicionera” a los tres efectivos que iban a detener a Morales Franco, quien transportaba dentro de su chamarra de la corporación cocaína, que minutos antes había sacado de los baños.

Dijo que en seguimiento al operativo sistemático para el combate de drogas en el AICM, el pasado 25 de junio de 2012, el titular de la estación de la Policía Federal en la terminal aérea recibió una alerta sobre el posible arribo de droga procedente de Lima, Perú, en la Terminal 2, a las 7:00 horas por lo que solicitó al responsable de la Unidad de Investigación en turno, establecer vigilancia a los pasajeros procedentes de dicha nación sudamericana.

El jefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino explicó el procedimiento de los hechos.

“La vigilancia buscaba identificar la rutina de algún servidor público que coincidiera con la mecánica operativa señalada. Entre las personas que ingresaron al sanitario fue identificado el policía federal Zeferino Morales Franco, por lo que se alertó a la Unidad de Investigación de la Policía Federal en el Aeropuerto. De manera inmediata 3 elementos procedieron a la intercepción en la zona de comida rápida”.

Continuó que minutos después los elementos avocados a la detención, informaron vía comunicación por radio que ya tenían asegurado al elemento y procederían a su revisión. A través del radio se escucharon comandos de voz que solicitaban al elemento detenido que se abriera la chamarra, fue así que se informó de “positivo”, por lo que se instruyó a proceder a la detención.

A partir de ese momento se perdió la comunicación con los agentes. El titular de la Policía Federal en el Aeropuerto, se trasladó a la terminal 2 sin haber entablado comunicación alguna, encontrando el escenario de la agresión dos personas sin vida y una más herida frente a los elevadores.

De acuerdo con la información recabada en el lugar de los hechos y apoyada en los dictámenes periciales se tiene conocimiento que al momento de haber sido asegurado el policía que presumiblemente portaba la droga, los elementos de investigación fueron sorprendidos por la espalda por Daniel Cruz García, otro de los elementos federales vinculados a la red de tráfico.

Una de las víctimas recibió un impacto de bala en la  cabeza que le causó la muerte de manera inmediata. Un segundo elemento vestido de civil recibió siete impactos de bala, cinco de ellos en la espalda, este efectivo es quien realizó la revisión física al policía que traía el paquete.

Un tercer policía que estaba de apoyo a unos metros y que repelió la agresión, presenta siete heridas de bala. El elemento fue trasladado herido de gravedad a un hospital en donde posteriormente perdió la vida.

Destacó que tras los hechos se realizó un análisis de los videos de las cámaras de seguridad del aeropuerto, las cuales son operadas por personal del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En la cámara de la zona de comida rápida se aprecia un cristal que se rompe producto de un impacto de bala y se observa a Zeferino Morales Franco y a Daniel Cruz García que corren hacia la salida del aeropuerto.

A su vez el jefe de turno de la PF Bogard Lugo de León con cuatro años dentro de la corporación, al saber que sus cómplices habían huido, decidió tomar su camioneta para alejarse del lugar.

Por último, Cárdenas Palomino aseguró que se investigará a todo el personal del aeropuerto, debido a que las cámaras de seguridad son enfocadas en otra dirección, mientras los elementos vinculados a la red de narcotráfico, están ultimando a los efectivos federales quienes iban a detenerlos.

Colaboración

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes informó, con relación al asesinato de los tres agentes el 25 de junio, lo siguiente:

La cámara de circuito cerrado de televisión instalada a un costado del área de comida rápida de la Terminal 2 del AICM, permite monitorear lo que acontece en esa zona. El ángulo horizontal de visión permite tener el monitoreo de la circulación de los pasajeros para visualizarlos de frente desde su salida del estacionamiento, donde está colocada esta cámara.

Esta cámara siempre está orientada al monitoreo en el mismo sitio sin que se aprecie ningún cambio.

Es precisamente esta cámara la que detectó a los dos agresores en su huida de la zona de restaurantes.

El AICM entregó los videos correspondientes a la Procuraduría General de la República. La entrega realizada contiene horas de grabación de al menos 15 cámaras.

Foto: AP

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada