México: venden a su hija por 65 mil pesos

Welcome-to-Tijuana (1)Cosecha Roja-. Alma Delia es de Tijuana, tiene 14 años y fue vendida por 65 mil pesos a los padres de Zacarías.

Apenas pudo se escapó y volvió a su casa. Pero a su mamá no le gustó nada la actitud, así que decidió llevarla de vuelta a la casa del chico, para cumplir con el trato. Alma Delia volvió a huir, y se refugió en la casa de una vecina de La Presa.

En agosto algo sospechaba. Un día escuchó que Florentina –su madre- y Francisco –su padre- hablaban por teléfono sobre cuánto dinero iban a pedir. Acordaron el precio y se lo comunicaron a los padres del chico de 18 años con el que ella había salido un tiempo.

Días después, su madre se reunió con Rosa y Salvador. Ellos sacaron una bolsa de plástico y le dijeron a la mujer: “Aquí están los 65 mil pesos que pidió por su hija”. Florentina contó uno a uno los billetes y se comprometió a entregarles a Alma Delia. Agregó algo como: es una mujer “en edad de contraer matrimonio”.

Una vez hecha la transacción, mandaron a la chica a vivir a la casa de él, donde también viven Rosa, Salvador y tres hermanos menores.

Para la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) la venta por 65 mil pesos que denunció Alma Delia, que en principio fue caratulada como trata de personas, en realidad es un asunto de entrega de la “dote” y corresponde a usos y costumbres del lugar de origen de la familia.

Florentina se justificó así: se trata de la costumbre en una comunidad de Chilpancingo, Guerrero. La costumbre es donar una cantidad de dinero como recambio para casar a la hija.

Pero Alma Delia no soportó el dolor de las relaciones sexuales y escapó. El sábado, la Policía Municipal de Tijuana rescató de la calle Las Aves de la colonia El Altiplano a una chica que era llevada a la fuerza por su mamá. Ahí fue cuando la niña contó lo que estaba pasando. La detuvieron por denuncias que habían presentado ya varios vecinos.

Según una fuente de la Procuraduría General de Justicia del Estado, en su declaración ante el agente del Ministerio Público de Delitos Sexuales, Alma Delia aceptó la versión de su madre sobre la “dote”. También dijo que no le había gustado tener relaciones sexuales con Zacarías.

Sin considerar que en el marco jurídico de Baja California no existe la figura de “usos y costumbres”, agentes de averiguaciones previas de la Procuraduría dijeron que no había delito que perseguir, que no hubo venta y que, en su caso, se tendría que regresar “la dote” a la familia de Zacarías.

(Con información de Proceso)

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada