No todos los motoqueros son La Muerte

angeles del infierno
Cuando los Hell’s Angels llegaron al cruce de la Ruta Nacional 5 y la Provincial 47, bajaron la marcha de sus Harley Davidson. No lo sabían pero Los Tehuelches, otro Moto Club, los esperaba en esa rotonda, a la entrada de Luján. Los Tehuelches escucharon el inconfundible sonido de las máquinas enemigas. Apenas los tuvieron a tiro, dispararon. La balacera duró quince minutos y dejó cuatro heridos. Los medios titularon “guerra de motoqueros” y hablaron de “grupos ultraviolentos, de fanáticos a quienes poco les importa la vida del prójimo”. Para los referentes de otros grupos los episodios de violencia son “hechos aislados”. Javier, el líder de una agrupación bonaerense, se diferenció y dijo a Cosecha Roja: “hay clubes que parecen una mafia siciliana”.
Algunos testigos dijeron que hubo de cerca 100 disparos, otros escucharon más de 200. Lo cierto es que la policía encontró al menos 100 vainas y arrestó a 14 personas. Entre las armas secuestradas había una escopeta 12/70, una pistola calibre 22, dos 9 milímetros y un cuchillo. Santiago de 30 y Marta de 38 están fuera de peligro. Leonardo Gatto de 37, líder de los Tehuelches y exonerado de la Policía Bonaerense por balear a un hombre en 2010, está internado. Daniel Díaz de León de 54, más conocido como Dani La Muerte o ‘el custodio de los famosos’, continúa en terapia intensiva luego de dos operación en la que le sacaron parte de ambos intestinos.
En Estados Unidos los Hells Angels son considerados delincuentes. El Departamento de Justicia los define como una “banda criminal” porque a lo largo del siglo XX estuvieron vinculados al tráfico de armas, de drogas y asesinatos. Comenzaron a tener problemas con la justicia en 1972, cuando la policía de Canadá creó una división especial para investigarlos y las autoridades de Estados Unidos le aplicaron en 1979 y 1981 la ley RICO, contra las actividades mafiosas y de corrupción.
Sin embargo, la sede en Argentina, también llamada ‘chapter’ o ‘capítulo’, se creó en 1996 y no tiene antecedentes de hechos delictivos, al menos como organización. La pelea del fin de semana, previa a un encuentro de motoqueros en Trenque Lauquen, es la primera que aparece en los medios locales.
Algunos miembros de los grupos motoqueros tienen antecedentes. En 2011, Interpol detuvo en San Isidro al financista Paul Merle Eischeid, miembro de los Hell’s y uno de los hombres más buscados de Estados Unidos: lo acusaban de secuestro, homicidio premeditado, extorsión, chantaje y pertenencia a una organización delictiva.
La Muerte es integrante de los Hells y trabajó de seguridad de una larga lista de famosos en todo el mundo, que incluyen a los Rolling Stones, Madonna y Susana Giménez. La fama le llegó en el estudio de Bailando por un sueño, cuando custodiaba a Ricardo Fort.
“Daniel es una persona muy peligrosa”, contó en los medios Tamara Salerno, la ex de La Muerte. Lo denunció por violencia de género en 2014: “Él me quiso matar. Es una persona agresiva y lo que pasó lo demuestra”. El mismo año lo acusó también ante las cámaras de buscar la forma de estafar a sus custodiados y de haber hecho negocios con Fabián Rossi, el ex marido de Iliana Calabró, investigado por lavado de dinero. En noviembre de 2013, Díaz de León estuvo detenido por “apretar” a un empresario de Pergamino y en 2010 Ricardo Fort lo despidió y denunció que le había robado.
Gustavo Mazzitelli, es vicepresidente de Hell’s Argentina y uno de los 14 motoqueros detenidos en Luján el sábado. A fines de septiembre le rompió cuatro dientes a la que entonces era su novia, Andrea Franco. Le desvió la mandíbula a trompadas y la dejó tirada en la calle, inconsciente. Javier dice que los MotoClubes tienen como regla no aceptar mujeres. “Piensan que la mujer es de hacer quilombo, de juntar mugre, de meterse en puterío con la mujer del otro. Si mira mal a uno: pum. O peor: lo mira bien y los tipos se cagan a trompadas”.
*
La leyenda cuenta que al verlos pasar, la gente decía “ahí van los ángeles del infierno”. Hell’s Angels nació en 1948 en Fontana, al sur de California, Estados Unidos. El club se expandió en los años ‘50, al ritmo del auge económico de postguerra, el baby boom, la construcción de nuevas rutas y la compra motocicletas baratas de la marca Harley Davison. La irrupción mediática del motociclismo como estilo de vida fue recién en 1954, cuando un Marlon Brando muy joven protagonizó The wild one (Salvaje), una película sobre un chico lindo y rebelde, que precedió a James Dean y representó a la generación del momento. En 1960, fueron Dennis Hopper y Peter Fonda los que recorrieron las rutas estadounidenses con destino a México arriba de sus motos, un hito de la contracultura de esos años.
Varones vestidos de cuero negro montando una choppera, adornados con cadenas, tatuajes, barba, mucho pelo en el pecho. El motociclismo es un movimiento que lleva vigente más de 60 años y que aunque responde a un estereotipo bien definido, reúne muchos subgrupos con diferencias entre sí. Los clubes de motos –conocidos también como MC- tienen tres categorías de socios: el ‘miembro’ o ‘escudo’, el ‘prospect’ o ‘medio escudo’ y el ‘hang around’ a quien algunos grupos llaman ‘esclavo’. Poseen un estatuto ‘secreto’, sólo conocido por sus miembros, los únicos que toman decisiones y dan órdenes a los demás. Las agrupaciones, en cambio, son más horizontales y por lo general no tienen reglamento ni jerarquías.
“Los Hells Angels eligen a los miembros más importantes de un grupo y les dan un chaleco para que sean su ‘soporte’, al que llaman ‘81’. Así se deshacen de la competencia y ganan número de miembros”, contó a Cosecha Roja Javier. Según él, muchas agrupaciones son muy numerosas porque “le dan chaleco a cualquiera, sólo para aparentar que son un montón”.
En el ambiente del motociclismo, al chaleco se lo llama ‘los colores’ y es un tema muy serio. Javier piensa que es un “voto de respeto”. “Tenés un peso en la espalda, representás a un grupo y sabés lo que es bueno y lo que es malo. Lo que podés hacer y lo que no podés hacer”, contó.
Los motoencuentros duran todo un fin de semana y coinciden por lo general con el aniversario de la agrupación que lo organiza. Las más cercanas, se consultan para no ‘pisarse’ en fechas. “Eso es algo que se respeta mucho. Yo voy a tu cumpleaños, vos venís al mio”. Durante el día, se hacen competencias y demostraciones de destrezas con la moto. La carrera de la salchicha es un clásico: el conductor avanza con la moto y el acompañante tiene que cazar en el aire y con la boca una salchicha que pende de un hilo. Al caer la tarde, todos esperan el show de remeras mojadas. Dos o tres chicas pulposas, en bikini y de remera blanca, lavan la moto hasta quedar empapadas. Javier cuenta que las agrupaciones locales no son como las ‘yanquees’, que “sólo se juntan a tomar un vino: “Motociclismo para nosotros es viajar, ver una banda de rocanrol, comer un asado”.
La justicia indagará a diez de los 14 detenidos por “tentativa de homicidio y lesiones”. Mientras Dani Díaz de León sigue internado en estado crítico, Mariana Melo, su primera mujer, le reza a dios y a los ángeles para que lo salven de la muerte.

Foto

Anita Aliberti
Anita Aliberti

Periodista.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada