Balance de 2016: las mujeres tomaron la calle

-¿Alguna vez un desconocido las tocó en la vía pública? ¿Alguna vez las descalificaron en público? ¿Alguna vez les dijeron “qué se puede esperar si sos mujer” en la calle?

Las preguntas en el auditorio del Aula Magna de la Facultad de Derecho tuvieron una sola respuesta: sí. Fue en noviembre, cuando se presentó el Primer Índice Nacional de Violencia Machista, impulsado por el colectivo Ni Una Menos. Alrededor de 60 mil mujeres completaron la encuesta y los resultados mostraron el sufrimiento cotidiano: el 97 por ciento fue víctima de acoso callejero y sólo el 5 hizo la denuncia. Un mes antes, en octubre, las mujeres hicieron el primer Paro Nacional que se replicó en más de 150 ciudades del mundo. En junio, el movimiento de mujeres gritó #NiUnaMenos y #VivasNosQueremos por segunda vez. Aquí, un repaso de las postales de un año de lucha contra la violencia machista.

El 3 de junio se realizó la segunda marcha #NiUnaMenos. Este año, las organizadoras incluyeron y se movilizaron bajo la consigna #VivasNosQueremos. Miles de personas caminaron con los pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito y con carteles en los que se leía “yo me visto como quiero” o “las villas gritamos desde abajo, el patriarcado al carajo”. En el mes de la manifestación, el Observatorio Marisel Zambrano de la Casa del Encuentro registró el promedio de femicidios más bajo de los últimos 9 años: 13 mujeres murieron a manos de varones violentos.

Noventa mil mujeres se reunieron en Rosario cuatro meses después. Durante el 8, 9 y 10 de octubre celebraron el 31° Encuentro Nacional de Mujeres. Compartieron 69 talleres, 140 actividades y cerraron el evento con una marcha el último día. Cuando llegaron a las puertas de la catedral de la ciudad santafesina, la policía las reprimió con balas de goma. Ese mismo día, en Mar del Plata -a 700 kilómetros- dos hombres violaron y empalaron hasta la muerte a la adolescente de 16 años Lucía Pérez. Los dos hechos desencadenaron una reunión en la sede porteña de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) en la que se decidió hacer un Paro Nacional de Mujeres. “Por todas las que faltan, asesinadas y desaparecidas, contra la violencia y el terrorismo machista”, decía la convocatoria.

La convocatoria se difundió y las organizaciones feministas de todo el mundo se hicieron eco del crimen de Lucía. El 19 de octubre, en 154 ciudades del mundo las mujeres tomaron las calles. En Buenos Aires, pararon de trabajar después del mediodía y marcharon a las cuatro de la tarde. La lluvia constante no las pudo detener: vestidas con ropa negra y paraguas de color oscuro, la masa de personas se movilizó del Obelisco a Plaza de Mayo.

Las organizaciones feministas colmaron los espacios públicos y volvieron a reclamar el fin de la violencia machista el 25 de noviembre en el marco del Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. “El patriarcado viola, mata y también encarcela”, fue el lema de la convocatoria del colectivo #NiUnaMenos. Frente al Palacio de Justicia porteño pusieron una mesa que tenía volantes con información sobre el aborto. También, sellaron billetes con el link “www.comohacerseunaborto.com” y frases como “el aborto es legal en Argentina”. Hubo movilizaciones en diferentes localidades del país como Tupungato, Tandil y Ushuaia. Y además, en ciudades del mundo como San Salvador, México y Cádiz.

La última jornada de movilización para ponerle fin a la violencia de género fue el 13 de diciembre. En más de 80 localidades de Polonia y 20 ciudades del mundo se hizo una huelga de hambre contra el gobierno polaco que intentó prohibir el aborto y anular la Convención contra la violencia en el hogar del país europeo.

Desde enero de 2016 hasta el 31 de octubre hubo 230 femicidios en Argentina, según la Casa del Encuentro. Después de Lucía Pérez, otras dos mujeres fueron empaladas por varones en Misiones y Mendoza, y un hombre asesinó a cuatro familiares de su ex pareja en Santa Fe. “Los femicidas actúan articulados y la única respuesta es más feminismo, mayor conciencia de igualdad”, dijo a Cosecha Roja Mariana Carbajal, integrante del colectivo #NiUnaMenos.

El colectivo Ni Una Menos llamó a cerrar el año colocando una cinta negra en el árbol de navidad o por la casa “para que haya un 2017 sin violencia machista”. Para lograr esto, convocaron a un Paro Internacional de Mujeres el 8 de marzo bajo el lema de #NosMueveElDeseo: “En todo el mundo, nosotras nos organizamos con un grito en común: Ni una menos, vivas nos queremos”.

Elaboración del mapa: Sebastián Weber

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada