Natalia Melmann: femicidas con salidas transitorias

Natalia Melmann

El cadáver de Natalia Melmann estaba tapado con ramas cuando el 8 de febrero de 2001, a cuatro días de su desaparición, una chica que paseaba con sus perros por el vivero de Miramar lo descubrió. Había sido secuestrada por tres policías de la Bonaerense en las afueras de Miramar. La golpearon, la violaron, la torturaron y la mataron con el cordón de una de sus zapatillas. A partir de hoy, y tras un fallo de la justicia, los femicidas podrán salir de la cárcel 12 horas cada 15 días.

La Sala N°2 de la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata concedió salidas transitorias a Oscar Echenique, Ricardo Anselmini y Ricardo Juárez. Ocho días atrás, las apelaciones de la abogada Patricia Perelló fueron rechazadas por el juez Ricardo Perdichizi: los policías no muestran arrepentimiento por el crimen ni realizaron tratamientos psicológicos que justifiquen una reinserción en la sociedad.

“El juez fue muy explícito cuando dijo que las corrientes freudianas no sirven para determinar el comportamiento de la gente. No le dio valor la psicología sino al comportamiento que tuvieron los detenidos en el sistema penitenciario, donde siempre tuvieron privilegios por ser miembros de las fuerzas de seguridad”, dijo a Cosecha Roja Gustavo Melmann, papá de Natalia.

La familia Melmann sospecha complicidad entre la justicia y la policía y apelarán la decisión al Tribunal de Casación Penal. Dudan del contacto de los abogados defensores con la Cámara de Apelaciones y de la poca antelación con que fue convocada la audiencia. “Yo creo que desde el principio de la causa hubo una complicidad directa porque de la autopsia en adelante trataron de ocultar las pruebas. Ahora les están dando la posibilidad de salir a matar”, dijo Melmann. Este mismo tribunal había aplicado la Ley del 2×1 para los agentes antes de que la Cámara de Casación la anulara.

Ricardo Panadero, el cuarto policía involucrado en el femicidio, irá a juicio oral en marzo del año que viene. Según la fiscal Ana María Caro, sería uno de los cinco hombres de los que se encontraron restos genéticos en la autopsia, con una coincidencia del 98 por ciento. La familia de Natalia hizo su propia investigación sobre el sospechoso para llevarlo a juicio. La jueza Rosa Frendes lo imputó por homicidio calificado, abuso sexual calificado y privación ilegal de la libertad calificada.

Antes de la audiencia de esta mañana distintas agrupaciones sociales se manifestaron para pedir justicia en el centro marplatense. Tras el fallo un grupo de policías antidisturbios tuvo que interceder para que Perelló pudiera salir de Tribunales. La abogada fue la representante de Carlos Monzón en el asesinato a Alicia Muñiz y defendió a los maestros Analía Schwartz y Fernando Melo Pacheco de veinte denuncias de abuso sexual infantil.

*

La noche del sábado 3 de febrero de 2001, Natalia Melmann estuvo con sus amigas en el bar “La Cantina”. La madrugada siguiente fue a la disco “Amadeus” para encontrarse con su ex novio Maximiliano Marolt y se fue pasadas las siete de la mañana. Según testigos, Gustavo “El Gallo” Fernández salió tras ella.

Fernández fue condenado a 25 años de reclusión como partícipe necesario del delito de privación ilegal de la libertad agravada pero fue absuelto de los cargos de coautor del homicidio de la menor.

“La de Natalia es una causa que en su momento fue encubierta por las máximas autoridades de la Policía Bonaerense hasta que el Procurador general de la Suprema Corte de Justicia de la provincia, Eduardo Matías de la Cruz, formó una comisión especial y mandó a investigar lo que pasó. Lo que hizo la policía bonaerense con Nati es una aberración. Se compara con lo que hicieron con las compañeras en la época de la dictadura”, dijo a Cosecha Roja Gustavo Melmann.

melmann

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados