Nueva York puso fin a la prohibición de “caminar siendo trans”

Fue una ley que durante décadas habilitó a las fuerzas policiales a arrestar a mujeres transgénero, migrantes y jóvenes LGBTQ sólo por su apariencia. En esta nueva entrega de “Otrxs dicen” traemos el texto publicado en Filter sobre la importancia de esta derogación.

Nueva York puso fin a la prohibición de “caminar siendo trans”

Por Cosecha Roja
10/09/2021

Foto: Sessi Kuwabara Blanchard / Filter. Histórica manifestación de Black Trans Lives Matter frente al Museo de Brooklyn el 14 de junio de 2020

L*s activistas trans y por la reforma de la justicia penal obtuvieron una gran victoria cuando el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó la legislación aprobada ese mismo día por l*s legisladores estatales, que puso fin a una política descrita por algunas personas como de detención y cacheo dirigida específica a mujeres trans y cisgénero racializadas.

El 2 de febrero del 2021, senador*s estatales y miembro*s de la asamblea votaron los proyectos de ley (S.2253 / A.654) que derogaron el estatuto conocido como la prohibición de “caminar siendo trans” (Walking while trans) que penalizaba “deambular en la vía pública con el propósito de participar en un delito de prostitución”. Poco después, el gobernador Cuomo promulgó esta legislación, que llevaba un año apoyando públicamente.

En pocas palabras, la reforma implica que la policía no puede detener legalmente de forma selectiva a las personas basándose en comportamientos comunes, como “deambular”, “intentar repetidamente entablar una conversación con transeúntes” o “detener repetidamente” automóviles con lo que se asume es un “propósito de prostitución”. Por supuesto, la determinación de si una persona está ocupando un espacio público para ofrecer servicios sexuales o no es subjetiva, y probablemente se basa en estereotipos sobre quién “tiene la apariencia” de una trabajadora sexual.

“Hoy, expulsamos de los libros una ley que durante décadas ha permitido a las fuerzas policiales una amplia discrecionalidad para arrestar a mujeres transgénero, migrantes y jóvenes LGBTQ simplemente por su apariencia, la ropa que usan o por dónde están parad*s”, dijo en un comunicado Brad Hoylman, senador estatal y patrocinador del proyecto de ley. “Esta ley anticuada y discriminatoria ha llevado a miles de arrestos innecesarios y ha nutrido una cultura del miedo e intimidación para neoyorquin*s transgénero y no binari*s, particularmente para las personas de color”.

El nuevo proyecto de ley también prohíbe la admisión de condones como evidencia en casos de prostitución, una práctica que ha sido denunciada por la Organización Mundial de la Salud como contraria a los esfuerzos de salud pública para poner fin a la epidemia del VIH/SIDA. Además, el proyecto de ley modifica los procedimientos penales relacionados con estos cargos.


Te puede interesar:

Otrxs dicen: traducciones


“Esta es una gran noticia. Luchamos para que todas las personas sean tratadas con dignidad y respeto, incluidas nuestras hermanas trans que han luchado por la aprobación de este proyecto de ley para evitar la selectividad y el acoso policial”, dijo Jovada Senhouse, líder de la Unión de Derechos Civiles de la organización VOCAL-NY. 

L*s defensor*s creen que la prohibición de “caminar siendo trans” tenía una presencia y alcance muy extendidos. En términos de abusos policiales en general, Amnistía Internacional ha documentado diversas experiencias, mientras que la Encuesta Nacional sobre Discriminación Trans de 2011 observó que 1 de cada 4 personas trans encuestadas había sido acosada por la policía. La Encuesta de Personas Trans de EEUU de 2015 señaló que el 60% de las personas encuestadas que tuvieron un encuentro con la policía el año anterior informaron “alguna forma de maltrato”.

Históricamente, la prohibición de “caminar siendo trans”, que se remonta a 1976, fue utilizado en la ciudad de Nueva York para desplazar a las personas queer y trans de los barrios de nivel socioeconómico elevado, como West Village, tal como sostiene la politóloga Karen Struening.


Te puede interesar:

Criminología y feminismo: de la mujer como víctima a la mujer como sujeto de construcción de ciudadanía


Pero las cifras que detallan el impacto específico de la ordenanza de prohibición de “caminar siendo trans” en Nueva York, son escasas por una razón simple y problemática: las fuerzas policiales por lo general nunca registran si una persona es trans o cis, sino que optan por la designación binaria de “hombre” y “mujer”. Además, el Departamento de Policía de Nueva York no releva ni monitorea las quejas de personas LGBTQ sobre la mala conducta de sus oficiales, según un informe de 2017 del Departamento de Investigación de la ciudad. 

De acuerdo con lo señalado por dos profesores de derecho en un estudio de 2017 sobre los efectos del derogado estatuto, “Para l*s activistas por los derechos de las víctimas de la selectividad policial resulta prácticamente imposible rastrear en los sistemas y registros de estas instituciones, casos individuales de mala conducta policial contra personas transgénero, salvo que ya conozcan su nombre e identidad transgénero”.

Desde 2017 se venían promoviendo diversas versiones del proyecto de ley de derogación en ambas cámaras. Lo particular de este último, presentado en enero de 2021, es su estipulación para sellar (1) condenas pasadas por prostitución o deambular en la vía pública con fines de prostitución. Para l*s activistas trans, esta medida promueve la justicia económica para las mujeres trans.

“Esto nos permitiría presentar una solicitud de empleo y sentir que podríamos acceder una vivienda y no preocuparnos por ser desalojad*s debido a nuestros antecedentes”, dijo TS Candii, activista que lidera el movimiento de derogación del estatuto denominado “Caminar siendo trans”. Ella misma fue victimizada por esta norma, ya que la policía la detuvo en el Bronx en el 2017, mientras simplemente fumaba un cigarrillo en la calle.

Más de seis meses después de los levantamientos en favor del abolicionismo carcelario de 2020 en Nueva York y en todo el país, la derogación de esta norma está lejos de ser el límite de las ambiciones de l*s activistas. “Para ser clar*s, recién estamos empezando a aprobar reformas de justicia social en 2021”, dijo Senhouse. “La legislatura debe continuar este camino, poniendo fin a los regímenes de aislamiento intracarcelarios, aprobando el proyecto de ley de Libertad Condicional Justa y Oportuna y el de Libertad Condicional para Adult*s Mayores, y restaurando el derecho a voto para todas las personas que están o estuvieron encarceladas”.

***

Originalmente titulado “NY Ends “Walking While Trans” Ban Targeting Women of Color” y publicado en Filter. Traducido por María Eugenia Zampicchiatti.

Quienes traducimos no compartimos necesariamente todas las ideas formuladas por les autores de los artículos

(1) Nota de traducción: al “sellar” antecedentes no se eliminan cargos o condenas pasadas, sino que esta documentación deja de estar disponible para el acceso del público general

Cosecha Roja

Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales
Cosecha Roja