Ola de homicidios y tráfico de armas en la Triple Frontera

Cosecha Roja.-

Entre el 21 y el 28 de diciembre pasado, en la semana más violenta de los últimos tres años, en la ciudad brasileña de Foz do Iguazú -en la triple frontera con Argentina y Paraguay- fueron asesinadas diez personas, varias de ellos torturadas.Algunos homicidios estarían vinculados con el tráfico de drogas. La ciudad finalizó el 2012 con una tasa de homicidios que casi triplica el promedio nacional.

Foz do Iguazú es una ciudad de más de 250 mil habitantes. La principal actividad económica es el turismo, atraído por las Cataratas del Iguazú. En la triple frontera con Ciudad del Este (Paraguay) y Puerto Iguazú (Argentina), el comercio ilegal y el tráfico de drogas y de armas, hacen de este lugar una de las zonas más calientes de sur brasileño. En 2012, la ciudad registró 164 asesinatos, un 24 por ciento más que el año anterior.

El viernes 21 de diciembre, a las 10.30 de la noche, en el barrio Jardín Nacional. Pablo Morais Leme, de 25 años, fue asesinado de siete disparos calibre .45. El hombre estaba en su auto GM Monza.

Un par de horas después, en el barrio Parque Oro Verde se escucho una ráfaga de disparos. Cuando la policía llegó, se encontró con el cuerpo de Djoathan Zanatta Rescigno, de 30 años, tirado en la calle. En uno de sus bolsillos encontraron una pipa para fumar crack. Las manchas de sangre en el asfalto se extendían unos doscientos metros.

El sábado a la noche, en el barrio Tres Lagos, un hombre de 34 años fue apuñalado en el abdomen. Murió a las pocas horas en el hospital.

Roberto Braghim tenía 33 años y trabajaba como chofer de taxi moto. El domingo 23, cerca de las 10 de la noche, estaba en el local de la avenida Beija Flor. Dos jóvenes en una moto titán blanca frenaron frente al negocio. El que iba atrás en la moto se bajó, entró y gatilló 12 veces su 9mm contra Braghim. Los policías encontraron en el bolso de la víctima más de 2 mil reales y siete bolsitas de cocaína.

Dos días después, en el barrio Morenita I fue asesinado un hombre de 39 anos. La policía sospecha del hijo, de 22, con en el que se había peleado unos días antes. Ese mismo día a la tarde, un hombre fue encontrado muerto en su camioneta S10.

El 26, Andrei Alves Espindola, alias Susegadinho, de 21 años, fue asesinado dentro del local de Zero Grau Bebidas. El joven recibió entre 20 y 30 disparos de pistola 9mm y escopeta calibre 12.

Ese mismo día, en el barrio Porto Belo, Ademir Vieira Neves, de 35 años, discutió con un joven llamado Fabiano que lo amenazó de muerte. Al día siguiente, Fabiano fue con un amigo hasta la casa de Vieria Neves y lo mataron con una pistola calibre .22 y una 9mm.

El 28 de diciembre, unos minutos después de la madrugada, un hombre que no pudo ser identificado fue atacado a tiros en la calle Cará Nº 67, en el barrio Profilurb I. Dos horas más tarde murió en el hospital.

***

A principios de diciembre, en el marco de la Operación Frontera Blindada, que busca limitar el comercio ilegal de armas en la región, fiscales de la Receita Federal y la Policía Rodoviaria Federal encontraron cinco pistolas 9mm y una .45 y 750 balas. Las mujeres que llevaban las armas declararon que fueron contratadas por traficantes y que el destino era una favelas de la zona norte de Rio De Janeiro.

Un mes después, el 12 de enero, la Policía Rodoviara Federal revisó a una persona que llevaba cigarrillos contrabandeados desde Foz do Iguazú a Ciudad del Este. En el vehículo del hombre encontraron una ametralladora 9mm y tres pistolas. Una de las pistolas tenía una curiosa inscripción: Policía de la Provincia de Buenos Aires.

***

Según un informe presentado por la división de Homicidios de la policía, en Foz do Iguazú, una ciudad con poco más de 250 mil habitantes, hubo 162 homicidios durante 2012, un 22,4 por ciento más que el año anterior. Las príncipales víctimas fueron jóvenes de entre 18 y 19 años: 78 casos en total.

La tasa de homicidios de la ciudad fronteriza es de 64 cada 100 mil habitantes, muy por encima de la media nacional, que es del 26 por ciento.

En 2011, la ciudad más violenta del mundo fue San Pedro Sula, con un promedio de 159 cada cien mil habitantes.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada