Operativo en Las Cañitas: la droga de los ricos

narco-vipCosecha Roja-. Ayer, la Policía Federal allanó quince veces en Capital Federal y provincia de Buenos Aires. “En todos los allanamientos se han encontrado drogas”, dijo el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni.

Fueron detenidas diez personas. Entre ellas, la modelo Zahina Rojas, y Andrés Bomparola, hermano de una diseñadora de ropa. Otro de los sospechosos, cuando escuchó que la policía venía a allanar su casa, se pegó un tiro con una 9mm. Se llamaba Alejandro Héctor Chávez. Estaba acusado de ser el jefe de la banda y ya tenía una condena por narcotráfico.

En el departamento de Chávez había “una puerta blindada”, explicó Néstor Roncaglia, jefe de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA. “En el momento que se estaba rompiendo la puerta para ingresar,  él desde adentro preguntó quién era, se le explicó que era la Policía, que abra, y expresó que su deseo era no abrir, que ahí no había droga y que tenía un arma y se iba a pegar un tiro”, dijo.

Según Roncaglia, “el personal policial trató de convencerlo para que desista de esa actitud, se le explicó que sólo se iba a hacer una diligencia procesal, nada más, y en ese momento se escuchó el disparo y un cuerpo que se desploma”.

Ese departamento era el lugar desde donde la banda distribuía la droga, en especial en Las Cañitas.

Los medios nacionales hablan de la “banda narco vip”, porque se presume que vendían droga al menudeo a famosos, o como dicen, a “la farándula”.

En los allanamientos encontraron marihuana, LSD, crack, éxtasis y cristal. También unos ocho kilos de cocaína, seis de ellos en un departamento en Olivos que funcionaba como lugar de “acopio”, según informó Berni. En ese departamento, la policía encontró un bebé, hijo de uno de los cabecillas. El hombre había sido apresado horas antes.

Gastón Mercau es el otro acusado de liderar la banda. Él había alquilado el departamento de Olivos, y ya había estado detenido en diciembre pasado.

La modelo dominicana Zahina Rojas y el hermano de la diseñadora Bomparola están acusados de ser los que vendían la droga a la clase alta en restoranes y bares de Las Cañitas.

En Europa un kilo cuesta entre 37.000 y 40.000 euros “pero acá la ganancia está en la venta al menudeo”, explicó Roncaglia. “Al ser fraccionado el kilo se transforma en cuatro kilos y vendiendo dos mil dosis por kilo la ganancia es similar a si se hubiese vendido en Europa”.

zahina-rojas

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada