Femicidio adolescente: mataron a Ornella en Tucumán

Estaba embarazada de un mes y tenía un cuaderno donde anotaba todo lo que le iba pasando: qué comía, cómo se sentía, qué le decía la gente. No paraba de escribir lo feliz que estaba con su bebé. Apareció asesinada y hoy a las 19 horas, familiares y vecinos marcharon en Alberdi para exigir justicia.

Por APA.-

Ornella Dottori tenía 16 años. Dos niños la encontraron golpeada, con señales de haber sido violada y muerta en un campo de soja en Alberdi, una localidad a 90 kilómetros de la capital tucumana. Estaba desnuda, con la ropa desgarrada y dos ladrillos en el cuello. Cerca de allí hay una estación de servicio. La vieron por última vez con un chico, hace dos días.

Estaba embarazada de un mes. Guardaba el evatest con las dos rayas rosas y la ecografía que se hizo en el Hospital Alberdi. Estaba contenta con su embarazo. Tenía un cuaderno donde anotaba las cosas que le pasaba con su embarazo, qué comía, cómo se sentía, qué le decía la gente. No paraba de escribir lo feliz que estaba con su posibilidad de ser madre. La pareja era un policía. No está claro si de Alberdi o Concepción ni si se había hecho cargo del embarazo.

No trabajaba ni estudiaba, como cerca de un millón de jóvenes en la Argentina. Era conocida en Alberdi y muy querida por los vecinos. “Tenía un corazón gigante”, la describen sus familiares, amigos y muchos vecinos que la conocieron. Se había mudado al pueblo porque tenía un eterno amor. Quería vivir allí para tenerlo cerca. Se escapaba de su casa en Salta donde vive su familia materna para ir al pueblo, hasta que logró convencer a su padre y se mudó con él. El amor la puso en Alberdi. El odio la llevó a la muerte.

Los vecinos dicen que cuando llegó la Brigada de Investigaciones a la zona, la policía local se resistió a entregarles el mando de la investigación. Ellos querían tomar las declaraciones. Según lo que observaron, los oficiales locales estaban nerviosos, alterados, perturbados. No los podían controlar y finalmente los tuvieron que correr de la escena.

Familiares y vecinos de Ornella tienen miedo. Creen que la policía estuvo involucrada en su muerte. Que fueron los responsable de sacarle una foto a su cuerpo ultrajado, subirla al facebook y viralizarla por las redes sociales. Se la ve muerta, desnuda, con la ropa toda rota, desgarrada. Así la vieron por última vez sus amigos, su hermana, su tía.

En algunos medios de comunicación reprodujeron versiones que le gustaba salir. Lo mismo se dijo de Paulina Lebbos o Melina Romero: siempre es más fácil culpar a la víctima que a la sociedad machista que genera las condiciones para que los femicidas actúen con impunidad.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada