Otro femicidio en Villa María

Alan Barrios llegó a su casa golpeado y ensangrentado. Había salido a bailar con su hermanastra Tamara a un boliche en la Laguna. Pero ella no volvió. Cuando su mamá le preguntó qué había pasado, Alan dijo que lo habían agarrado unos pibes de Los Hornos y que le habían pegado.

-¿Y Tamara?, preguntó la mamá.

-No me acuerdo qué pasó. Tomamos mucho en el boliche y no me acuerdo qué pasó.

Alan le explicó que su hermana se había sentido mal en el colectivo y que decidieron bajar en el cruce de las rutas provinciales 4 y 2 junto a otras dos chicas. Que al bajar del colectivo, Tamara se desmayó.

Era la madrugada del sábado 22. En cuanto Tamara volvió en sí fueron hasta la sede de Bomberos en Villa Nueva, a pocos metros del allí. Pero los bomberos les dijeron que no podían asistir ni trasladar a Tamara.

El sábado a la noche Alan le dijo a su mamá que no recuerda qué pasó. Que la última vez que vio a Tamara, ella caminaba por una calle en la que había un auto negro.

Horas después, cuando Tamara era buscada por la Policía, Alan Barrios escribió en su cuenta personal de Facebook que él no tenía nada tenía que ver con la desaparición.

18118433_489744008024396_2776547907902651829_n

“En lo que va del año, en Villa María hubo tres femicidios. Uno ocurrió en la cárcel, otro en Villa la Calera y ahora el de Tamara. Son cinco en Córdoba pero tres de ellos acá, en Villa María”, dijo a Cosecha Roja Carola Marchisio del Colectivo de Mujeres Las Juanas, de Villa María.

Hoy la policía encontró el cuerpo quemado de Tamara Córdoba y detuvo a Alan Barrios, su hermanastro.

La búsqueda había empezado de inmediato. Tamara tenía 20 años y una hijita de dos y nunca faltaba muchas horas de su casa. La policía cree que fue asesinada el sábado por la mañana y quemada varias horas después. René Bosio, fiscal de Instrucción de Tercer Turno de Villa María declaró a la prensa que el asesino “actuó con una saña muy grande” y ordenó peritajes para determinar la data de la muerte y si antes de morir Tamara fue objeto de violencia sexual.

“Desde hace más de cinco años, en el Juzgado de Villa María se reciben de 15 a 30 denuncias diarias por violencia de género. Ante semejante cifra, no se cuenta con una unidad interdisciplinaria de constatación”, explicó Marchisio. “No hay medidas concretas por parte de las instituciones, salvo la creación de un refugio que se inauguró hace tres meses pero que prácticamente no se usa. Justo ayer, un policía nos confirmó que el 70% de alojados en la cárcel están denunciados por violencia de género”.

Hoy, tras el femicidio de Tamara y por unanimidad, en el Concejo de Villa Nueva declararon la emergencia por violencia de género. En la reunión se recordó lo siguiente:

-El 15 de enero fue asesinada en la cárcel de nuestra ciudad María Lujan Aguilera, de 34 años, por Franco Benítez, quien ya cumplía una cadena perpetua por otro femicidio, ocurrido en 2006.

-El 13 de marzo fue asesinada a balazos Alicia Coppa, de 46 años, en su casa de barrio La Calera. Su expareja la José Alberto Angeloni la mató delante de sus hijos de 7 y 10 años y luego se suicidó.

-El pasado sábado 22 de Abril, Tamara Alejandra Córdoba volvía de bailar y la verían por última en Villa Nueva, en el cruce de las rutas provinciales 2 y 4. Luego de más de 72 horas encontraron su cuerpo incinerado en un descampado.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada