LOS CUBANOS CLAMAN POR BAJAR EL PRECIO DE INTERNET

Por Alberto C. Toppin
Ilustración Federico Mercante

En Cuba la mayor parte de la población se conecta desde las plazas públicas: cómo se vive el aislamiento en la isla donde una hora en Netflix cuesta lo mismo que un litro de leche. Los usarios lanzaron una nueva campaña que pide: #BajenLosPreciosDeInternet

Desde hace un tiempo Josuan Cabrera no frecuenta las zonas públicas de acceso a internet. O el parque wifi, como le dicen en Cuba. Solo pasa por varios de ellos cuando va camino a uno de sus múltiples trabajos en La Habana.

—El virus no es un juego —dice, refiriéndose al virus que tardó 71 días en ser detectado en el país.

Josuan, básicamente, trata de evitar la concentración de personas. Pero en La Habana no todos actúan igual. En parques wifi de Centro Habana y Plaza de la Revolución, dos municipios de la capital cubana, todavía los usuarios que salen de sus casas para conectarse a internet. Menos, pero los hay. Josuan calcula que si antes había cientos de personas en uno de estos espacios públicos, hoy ve entre 10 y 50. La mayoría son jóvenes y a Josuan no le sorprende. La moda de publicar fotos con pose en redes sociales es bastante fuerte entre adolescentes.

—Nunca dudé que siguieran en los parques para mantener su «status».

Que un grupo de jóvenes esté en un parque va contra las medidas del gobierno cubano. Más de una semana después de detectados los primeros casos en Cuba con el coronavirus —tres turistas italianos—, las autoridades se centraron en evitar la mayor cantidad posible de aglomeraciones. Incluso, suspendieron viajes y clases y sustituyeron actividades recreativas y laborales por variantes que no requieran presencia física, sino virtual. Aunque no tocaron en absoluto las tarifas de acceso a internet, recomendaron el teletrabajo como forma de prevención.

Eso es lo que hace Jorge Noris Martínez desde su casa en San Miguel del Padrón, en el centro este de La Habana: teletrabajar para el mundo del software.

—Uso los datos móviles, pues al laborar en una empresa estatal, Desoft, esta me facilita 6 gigabytes de datos para el uso en el mes. Con una buena planificación y usando restricciones y herramientas, me ha alcanzado hasta ahora —dice a través de Telegram.

La situación de Jorge Noris no es la misma de los más de 3 millones de cubanos que hoy, potencialmente, pueden acceder a internet por datos móviles, la modalidad de mayor alcance en Cuba según cifras oficiales del Ministerio de Comunicaciones. Adquirir esos 6 gigabytes supondría dejar de comprar, por ejemplo, cerca de 7 kilos de leche en polvo o renunciar a casi la totalidad de un salario medio. Comprar el paquete de datos más barato para todo un mes, de unos 5 dólares, es renunciar a un litro de leche, y apenas alcanzaría para una hora de video en Netflix en calidad estándar.

Eso explica por qué algunos usuarios continúan frecuentando los parques wifi. En ellos, con los 5 dólares del paquete de datos menos costoso se pueden obtener más de 7 horas de conexión sin límite.

—El principal problema del teletrabajo es la conectividad, y no necesariamente me refiero a acceso directamente a internet. Con un acceso a intranet podría llevarse a cabo un teletrabajo efectivo — opina Josuan.

Según Inventario, un proyecto de periodismo de datos, después del anuncio de suspensión de entradas de turistas a Cuba el viernes 20 de marzo, la cantidad de tuits y retuits con la etiqueta #BajenLosPreciosDeInternet sufrió un aumento considerable comparado con los meses de enero y febrero. El hashtag se había vuelto tendencia en junio de 2019 y desde entonces ha sido empleado varias veces por algunos usuarios.

El pedido coincide, esta vez, con el cambio en las ofertas de conectividad en algunos países afectados por la pandemia. Por ejemplo, el presidente salvadoreño Nayib Bukele anunció, entre otras disposiciones, la suspensión del pago de internet por tres meses. Dos operadores telefónicos en Colombia han tomado medidas a partir de las exigencias del gobierno, y en Ecuador se ha prohibido la suspensión del servicio por impago.

Hasta el momento, la respuesta de la única compañía telefónica en Cuba, Etecsa, es que “está trabajado [sic] en la elaboración de medidas para el enfrentamiento al COVID-19 que se informarán oportunamente”. Así se lo hizo saber al usuario Gabriel Guerra Bianchini, vía Messenger, a inicios de esta semana.


Share this project:
Share on Pinterest
Related projects