¿Qué está pasando en las escuelas de Moreno?

escuela

Las sirenas sonaron alrededor de las cuatro de la mañana. En el grupo de WhatsApp de la comunidad educativa de la Escuela Secundaria N° 36 del barrio Bongiovanni, del partido de Moreno, comenzaron a circular las imágenes: la escuela se prendía fuego y los bomberos intentaban apagarlo.

El incendio afectó centralmente a la preceptoría de la Escuela y dañó las paredes del salón de al lado. La preceptoría tiene distintos usos: allí se guardan instrumentos y legajos de docentes y estudiantes. También es el espacio del Equipo de Orientación Estudiantil y la biblioteca. Hace pocos años se terminó de construir y fue un gran logro: antes las familias eran atendidas en un pasillo. Tanto la preceptoría como el estudio de radio se construyeron gracias a las diversas actividades de la cooperadora: rifas, fiestas, sorteos.

“Con el incendio se perdió todo”, dijo a Cosecha Roja el docente Emanuel Diz, quien dicta clases en la institución desde 2006: “Venimos arrastrando problemas edilicios desde hace mucho tiempo. De hecho tenemos planos pre aprobados desde hace unos diez años, que fueron pagados por la cooperadora. Venimos pidiendo que arreglen y amplíen la institución pero lo único que se pudo construir fue gracias a la comunidad”, agregó.

La escuela tiene tres turnos y 18 cursos. Las aulas son compartidas con la escuela primaria N° 32, que está al lado.

Hasta hace unos días, a cuatro metros de la preceptoría incendiada había una garrafa similar a la que se usaba en la Escuela 49 donde hace casi dos meses hubo una explosión y murieron la vicedirectora y el auxiliar. “Si la garrafa hubiese estado todavía ahí, hubiera afectado toda la manzana”, dijo Pablo Díaz, secretario gremial de SUTEBA Moreno.

La 36 también tenía problemas con el gas, según contó Diz. La red de gas natural pasa por la vereda pero en la escuela sólo usaban garrafas. Los problemas no se limitan al gas: los días de lluvia la conexión eléctrica se pone en riesgo y deben cortar el luz.

Esta mañana el fuego consumió la preceptoría, afectó paredes de un salón y dañó la galería, pero la rutina de la institución se había modificado hace varias semanas: luego de la explosión en la Escuela N° 49, las escuelas de Moreno están sin clases. Las inspecciones concluyeron que ninguna escuela estaba en condiciones. Según Díaz los 12 puntos que exigen desde el Comité de Crisis creado luego de las muertes en la Escuela N° 49 están basados en los acuerdos pactados en la mesa paritaria de 2011 firmado por CTERA y Nación, pero el gobierno provincial sólo quiere aceptar tres: riesgo de derrumbe, riesgo eléctrico y gas seguro (que en realidad es el servicio de gas interrumpido).

En declaraciones televisivas, el procurador general de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, aseguró que se hallaron rastros de elementos para iniciar el fuego en dos puntos de la escuela: un pasillo y un archivo. La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 5 de Moreno encontró material probatorio de que hubo intencionalidad en la generación del incendio. Para Suteba, el incendio fue un amedrentamiento.

Desde que las clases están suspendidas, estudiantes y familias van a la vereda de la escuela todas las mañanas. Allí, los y las docentes dictan clases para que los chicos y las chicas no se atrasen. “Tenemos grupos de WhatsApp con los chicos y algunos padres y madres para que ayuden. La idea es que hagan consultas sobre tareas, o que me consulten lo que necesiten a mí directamente. A veces tengo mil mensajes sin leer pero les pido que me esperen, yo lo hago a cualquier horario, no tengo problema”, contó Diz.

Moreno en la mira

Mientras la Escuela 36 se incendiaba, en la Escuela N° 47, también de Moreno, robaron y destrozaron. Allí trabaja Mabel Zurita, compañera del auxiliar Raúl Rodríguez, fallecido en la explosión de la 49.

“Previo a realizarse actividades de denuncia de lo que ocurre en Moreno o en días posteriores se producen hechos llamativos como vandalismo, volanteadas, pintadas en las escuelas, amenazas a docentes, padres o estudiantes hasta llegar al secuestro y tortura como fue el caso de Corina”, dijo Díaz. “Desde las 8:06 del 2 de agosto que la comunidad educativa de Moreno está movilizada y vive en un estado permanente de situaciones más que graves”, agregó.

Jesica Rivero

Periodista. Pasante de la UNDAV en Cosecha Roja.

Sin comentarios

Comentarios cerrados