Rosario: dos jóvenes se libran de una causa armada por la policía

Cosecha Roja.-

La noche del 30 de noviembre de 2011, Alejandro Pretti y Eliel Dorian Fernández recorrían las calles del sur rosarino en un Fiat Uno amarillo. Estaban renovando la cartelería de la empresa de televisión satelital para la que trabajaban y un patrullero les hizo seña de luces. Detenidos, Alejandro terminó manejando hasta la Comisaría 11 del barrio Tablada, con uno de los tres policías que requisó el auto en el asiento del acompañante. En el pasillo judicial, una mujer de pelo corto, vestida con un jean y remara azul, se abalanzó contra ellos:
─ ¡Vos sos el cara de verga que me amenazó! ─ le gritó a Eliel, y apuntándole con el arma en el pecho, agregó: ¡Yo si quería con esta te quemaba!
Alejandro se puso a gritar, pero le ganó el llanto. Eliel le pedía que se calmara y los minutos se convirtieron en 5 horas. El subcomisario Claudio Centurión, que estuvo en el operativo en el que los detuvieron, ya se había ido a su casa. Y la mujer que los amenazó (luego supieron que es la sargento Graciela Suárez) desapareció.
El oficial Mauro Garais entró en escena y le advirtió a uno de ellos: “Pendejo… decile a tu viejo que deje de llamar. Vos estás acá por las cagadas que se mandó él”. El padre de Alejandro es policía, pero en Sumarios Internos de la institución rosarina se negaron a confirmar o desmentir que hubiera denuncias en su contra. El hijo afirma que se trata de un oficial honesto, que solo tiene alguna denuncia de su exmujer por no pasar la cuota alimentaria a sus hijos.
Esta tarde, Alejandro y Eliel confirmaron a Cosecha Roja que cuando se fueron de la comisaría ─pasada la medianoche─ no sabían que la mujer que les apuntó con el arma los había denunciado por amenazas coactivas (Causa N° 1224/11). Durante 17 meses los jóvenes rosarinos (de 29 y 22 años al momento de ser aprehendidos) intentaron torcer el destino judicial que se trazó en la comisaría, con distinta suerte. La denuncia contra ellos no prosperó. La semana pasada fueron sobreseídos porque no hay pruebas del delito que pretendían endilgarles; pero aún no tuvieron resultados en la demanda que presentaron contra los tres policías (Causa 486/2012).
Eliel estudia abogacía y dijo a Cosecha Roja que la causa en la que se investiga el accionar del subcomisario Centurión y los policías Garais y Suárez no se registran avances y agregó: “Hasta hoy no encontraban el expediente”. Aunque tras conocerse el sobreseimiento, la situación de los policías se agravó: pasó de una fiscalía correccional donde se investiga abuso de autoridad a una de instrucción donde probablemente cambie la carátula.
En el área de personal del Ministerio de Seguridad de la provincia confirmaron que los tres oficiales siguen en funciones. Suárez en la Comisaría 11 donde estuvieron detenidos los jóvenes. Centurión y Garais, en la Comisaría 9, a cuadras de la cancha de Rosario Central.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada