Salta: el infierno de los jóvenes

Cosecha Roja.-

El doble crimen narco de un carnicero y su ayudante ejecutados de un tiro en la en la frontera hace una semana; las dos chicas colgadas de un árbol el domingo; el hallazgo del cadáver de una mujer el martes en Pichanal, que se suma a otro encontrado en abril en Cafayate; y las torturas policiales que se conocieron el jueves, son una muestra de la violencia que sufren los jóvenes en la Salta, muchas veces en manos de sus propios familiares, parejas o de la policía. En una de las provincias de moral más conservadora de la Argentina, los adolescentes están en la mira: la región ostenta el segundo índice de violaciones del país, y una de las tasas más altas de suicidios y homicidios de chicos de entre 15 y 19 años.

Hace justo un año, las turistas francesas Cassandre Bouvier y Houria Moumni, de 29 y 20 años, aparecieron semidesnudas y desfiguradas en la Quebrada de San Lorenzo. Las dos habían sido violadas. Si bien el intendente local habló de un pueblo sereno, no eran casos aislados. “La provincia tiene el mayor índice de femicidio por cantidad de población en la Argentina”, dice Mónica Menini, abogada del Foro de Mujeres por la Igualdad de Oportunidades de Salta. En 2011 fueron un total de 12 crímenes y en lo que va del año, según los números que maneja la referente, ya hubo otros 12. Una proyección sencilla marca que para diciembre, el número de asesinatos a mujeres se podría duplicar.

El martes pasado una chica que hacía ejercicios aeróbicos por la ruta provincial 5, a tres kilómetros al este de la ciudad de Pichanal, se topó con el cuerpo de una mujer cuando se apartó del camino para ir al baño en un pastizal. Sería una adolescente de entre 15 y 20 años. La mataron a puñaladas. Nadie reclamó su cuerpo. Su cadáver se suma al de otra mujer encontrada en abril en Cafayate, de alrededor de 30 años. Ninguno de los cuerpos fue identificado.

El suicidio de las dos chicas que aparecieron ahorcadas esta semana tampoco parece ser un rayo en un cielo sereno. El caso más recordado es el suicidio de ocho adolescentes que murieron ahorcados en la primera mitad de 2010 en la localidad salteña Rosario de la Frontera. En aquel momento se habló mucho de un “ritual macabro” que se hacía con “corbatas y bufandas azules”. Quizás como desmentida de hecho de esa teoría conspirativa, la Asociación Para Políticas Públicas publicó un documento que analizaba la evolución del suicidio en los jóvenes desde 1997 hasta 2008. Salta, que no escapa a la tendencia regional y tiene a otras provincias como las patagónicas pisándole los talones, es la segunda jurisdicción –apenas detrás de Jujuy- con mayor cantidad de suicidio adolescente por cantidad de habitantes: 23,1 por año cada 100.000 personas. “Aunque son varias, nuestra principal fuente estadística es la base de datos de mortalidad del Ministerio de Salud de la Nación, a la que ajustamos porque tiene algunos problemas”, dice Diego Fleitas, el sociólogo que dirige la entidad.

Según ese estudio, la tasa de suicidio de adolescentes de 15 a 19 años había aumentado en un 328%. Como factores que explican este aumento, los investigadores encontraron en las provincias del norte “altos niveles de abuso sexual, violencia de género aceptados socialmente, muchos embarazos juveniles, el no uso de anticonceptivos”.

De los 1107 suicidios de mujeres entre 15 y 19 años registrados en el país entre 1997 y 2009, Salta tuvo 83, sólo superado por la provincia de Buenos Aires que, por ser la jurisdicción más populosa de la Argentina, registró 294 casos.

Una de las conclusiones a las que llega el trabajo es que “las altas tasas de suicidios de jóvenes en zonas alejadas puede estar asociada al desfasaje generado por la inclusión en la cultura global y las privaciones materiales en una cultura local más tradicional. Además, se vinculan con las altas tasas de violaciones, lo cual corrobora que una de sus consecuencias son los suicidios”.

Durante 2008, en Salta se denunció que fueron violadas 221 adolescentes. La cifra fue superada nada más por las cuatro jurisdicciones con más habitantes del país: la ciudad de Buenos Aires (224), la provincia de Buenos (713), Córdoba (467) y Santa Fé (361).

Aunque el informe está basado en datos oficiales, desde el área de Salud Integral del gobierno salteño lo negaron. “En las tasas de suicidios que presenta el Ministerio de Salud de la Nación no estamos ni en el primero ni en el segundo lugar, y habla por ejemplo de la Patagonia y del NOA”, dice Claudia Román Ru, secretaria de Salud Mental y Abordaje Integral de las Adicciones de Salta, aunque admite que no tiene “a mano” el número exacto.

Irma Silva, la titular del Colegio Profesional de Psicólogos de Salta, es otra de las voces que se contrapone a la versión oficial. La especialista detalla que la cantidad de suicidios “se incrementó notablemente de 1997 a la fecha en el grupo de adolescentes que va de 15 a 19 años”. “Los jóvenes constituyen una población altamente vulnerable. Son el grupo etario con mayor cantidad de suicidios. A razón de su personalidad inestable, impulsiva. Generan sus mismos riesgos. Pero también viven una situación de asimetría de poder en cuanto a la cuestión de género. Vivimos en una cultura predominantemente de altiplano, patriarcal, en donde todavía hay rasgos casi feudales”.

“Casi todos los legisladores de la provincia”, agrega Mónica Menini, del Foro de Mujeres, “se han opuesto en el Congreso Nacional a las leyes de igualdad de género, no han logrado reglamentar la ley de salud reproductiva, el gobierno provincial devolvió los manuales de educación sexual integral que enviaron desde el Ministerio de Educación. Por ley, a partir de 2008, hay educación religiosa obligatoria en los colegios públicos y se reza el Padre Nuestro. Casi no hay centros de estudiantes en los colegios secundarios. “En una escuela así es muy difícil concientizar sobre la violencia de género” enfatiza Menini. “El machismo –agrega- y el conservadurismo religioso tiene un contexto político que lo alimenta en vez de ampliar las fronteras de los derechos”.

“Nuestra provincia”, dice, “es una provincia de tradiciones, alimentadas por el conservadurismo religioso en el poder que nos convierte en un país dentro de otro país. Argentina ha logrado avanzar mucho en los derechos de las personas pero aquí seguimos como antes”.

Tradición: esa es la respuesta que eligió más de la cuarta parte de los lectores del Diario el Tribuno, en una encuesta sobre el video de las torturas en una comisaría de General Güemes. Frente a las imágenes de dos jóvenes vejados por policías de civil, el diario preguntó que opinaban. “Es una tradición en las comisarías”, dijo el 28% de los visitantes del sitio. “Es una forma para que los detenidos declaren”, eligió el otro 28%. Solo el 47% expresó que se trataba de una “actitud repudiable”.

La tradición en verdad existe. La madrugada del 2 de mayo de 2010, Evangelina Pisco salió de un boliche bailable en Tartagal y desapareció. La Brigada de Investigaciones dijo que era un crimen de “pacto satánico” y que la habían descuartizado sus amigos y primos. Antes de buscar el cuerpo, la policía consiguió la confesión de tres supuestos asesinos: tres jóvenes wichis que fueron torturadas y obligadas a declararse culpables. Días después, se supo la verdad: Evangelina había caído por accidente en un acueducto de Aguas del Norte que la empresa no había tapado.

 

Salta: el infierno de ser joven

Storified by Cosecha Roja · Fri, Jul 20 2012 16:19:09

TORTURA EN COMISARIA3310pan
La tortura policial en Salta es una rémora de la dictadura, según Estela de Carlotto – La Gaceta http://www.lagaceta.com.ar/nota/501683/policiales/tortura-policial-salta-remora-dictadura-segun-estela-carlotto.htmlAbuelas Plaza Mayo
#Repudio a la tortura en comisaría salteña. Habla @PrensaPEsquivelhttp://www.lanacion.com.ar/1491811-salta-detienen-a-cinco-policias-por-presuntas-torturas-en-una-comisariaComisiónporlamemoria
calermo indalecio cacique wichi.AVImaiamartar
Ultimo momento: encontraron el cuerpo de una mujer en Pichanal. En estado de descomposición avanzado Cc @canal9salta @cielo921paolita velarde

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada