¿Señores van a cerrar nuestra casita?

“¿Señores van a cerrar nuestra casita?”, preguntaban los nenes desde adentro del hogar. Las personas los miraban en la vereda. Se manifestaban ante el posible cierre de la Fundación Felices, en Ituzaingó.

Son 52 los chicos que viven en forma permanente en la ex Fundación Felices los Niños. El más pequeño tiene un mes, el mayor 16 años. Todos ellos tienen medidas de abrigo porque están separados de su familia. Otros 2000 van semanalmente a alguna de las diez escuelas y centros de día. Ahí los alimentan, los visten, los cuidan, los educan.

***

IMG-20170615-WA0069Susana y sus hijos B. de seis años y J. de dos.

B. de 2 años y J. de 6 vivían en un hogar de Quilmes. Su mamá estaba detenida en alguna cárcel de la provincia de Buenos Aires. Los nenes fueron sacados de allí por “ser violentos”. A sus informes, se agregó el legajo de la madre. A ella nunca le dijeron por eso seguía llamando a ese hogar. Nadie le había comunicado nada.

B. y J. estaban en condiciones de adoptabilidad. Pero una trabajadora social de la Fundación Felices se involucró en la vida de los nenes. Así fue como ubicó a la mamá, Susana de 23 años, una chica que provenía de un contexto familiar violento. A Susana se le brindó contención y después le contaron dónde estaban sus dos hijos

“Susana se reencontró con ellos. B. y J. corrieron a abrazarla. No hay palabras para describir ese momento de amor”, dijo a Cosecha Roja Nora Calandra, titular de Red de Niñez Encarcelada. “Esto que te cuento es parte del trabajo que se hace enla Fundación. A nosotras nadie nos contó del compromiso que tiene la restitución de derechos de los niños y niñas que pasan por el hogar”.

Nora fue una de las personas que, desde las siete de la mañana, protestó en la vereda de Juana Manuela Gorriti 3520: “Yo fui madre en contexto de encierro. Muchos de nuestros hijos, de las madres detenidas, van a parar a hogares que cortan el vínculo. Los arrancan de nuestros brazos y se los llevan a institutos. Muchas noches no pude dormir pensando en dónde y cómo estaban mis hijas. Lo vi en mis compañeras. Es una tortura, condenadas por ser mujeres, calificadas por ser malas o buenas madres”.

***

Durante la protesta contra el cierre provisorio de la Fundación Felices ordenado por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el director Juan Manuel Casolati quedó detenido por “instigación al delito”. Lo ordenó el fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción N° 4 de Morón, a cargo de la causa.

Los manifestantes pidieron que no se cierre el predio y que no se traslade a los niños y niñas que viven allí de manera permanente. La sospecha es la utilización de un predio para la construcción de un barrio cerrado.

La intervención se ordenó luego de encontrar presuntas falencias administrativas y las nuevas autoridades serían los abogados Ramiro Colombo, Paula Expósito y Pablo Grillo.

María Sucarrat
María Sucarrat

Periodista.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada