Siete policías condenados por abusar de dos chicas que vivían en la calle

ni una menos facu nivolo grito

Durante dos años acosaron a las hermanas adolescentes de entre 13 y 16 años que vivían en la calle: las llamaban por teléfono, las levantaban en Parque Lezama con patrulleros, las disfrazaban de policías para disimular y las llevaban al Cuerpo de Montada de la Federal para abusar de ellas. Hoy la justicia condenó a seis agentes de la Policía Federal y a uno del Servicio Penitenciario a penas de entre siete  y dieciséis años.

Los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 17 Alejandro Nocetti Achaval, Pablo Daniel Vega y Juan Giúdice Bravo condenaron a los policías como autores de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser personal de la fuerza, en concurso con el delito de promoción de la corrupción de menores.

Los condenados no quedaron detenidos: las penas serán de cumplimiento efectivo cuando la condena se encuentre firme, según informó el Ministerio Público de la Defensa.

El policía Diego Palavecino recibió 16 años de prisión, el policía Sebastián Borfitz 14, el penitenciario Jorge Matías Acevedo 12 y el policía Mauricio Sebastián Acevedo 12 años y 6 meses. Otros dos policías acusados fueron declarados culpables por abuso sexual solamente contra una de las hermanas: Héctor Daniel Martínez recibió la pena de 10 años de prisión y Miguel Ángel Campero, siete. Los fundamentos se leerán el 30 de mayo.

*

El abuso variaba en cada encuentro. A veces las metían en los móviles ocultas. Otras, les ponían el uniforme. Cuando las jóvenes pudieron acercarse a la Justicia, los oficiales las amenazaron. Los abusos fueron entre 2009 y 2011 y, aunque sólo se pudo identificar a siete, se calcula que fueron más de 20. No todos llegaron al juicio que comenzó en octubre de 2015 porque las adolescentes contaron que usaban apodos y que no saben los nombres reales.

La querella consideró que “hubo un claro aprovechamiento del estado de confusión y fragilidad de las ví­ctimas”. Abusaron de ellas por su edad y también por sus “historias de vida”. A veces, les daban plata. Otras, comida.

Las llevaban al predio de la Policí­­a Montada y también al Cuerpo de Policí­­a de Tránsito, a la División San Martí­­n de ese ferrocarril, a la estación Devoto y a una pensión para policí­as de la calle Warnes, en Paternal. Una vez que llegaban, las obligaban a mantener relaciones sexuales con quienes estuvieran.

Los imputados -Sebastián Borfitz, Héctor Palavecino, Héctor Martí­­nez, Gustavo Salinas, Mauricio Acevedo, Miguel Campero y Jorge Acevedo- estaban acusados de “abuso sexual con acceso carnal agravado por haber sido cometido por personal de fuerzas de seguridad en ejercicio de sus funciones en forma reiterada” y “corrupción de menores agravada mediante violencia y amenazas”. Los policías llegaron al juicio en libertad porque en la etapa de instrucción se consideró que no habí­a peligro de fuga.

***

El primer fiscal a cargo del caso fue César Troncoso, pero consideró que no debía avanzar. La querella pidió la recusación del magistrado y la Procuradora General, Alejandra Gils Carbó inició un sumario disciplinario. El fiscal Fernando Fiszer fue el que avanzó y logró el procesamiento: demostró que la precisión con la que las hermanas describían los lugares hacía creíble el relato y se apoyó en informes psicológicos y psiquiátricos.

Foto: Facundo Nívolo

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada