Tres patovicas y cuatro fracturas

Matías Ezequiel Ferioli llegó al boliche Media Pinta, en la ciudad de La Plata, a las tres de mañana del domingo 23. Estacionó su auto cerca de 4 y 49 y bajó acompañado por varios amigos. Entró a la cervecería pero salió enseguida. Apenas pasó la puerta, ya en la vereda, vio que tres hombres de seguridad del local rodeaban a uno de sus amigos. Retrocedió e intentó interceder.

-Dejen, no da para pelear. Yo me lo llevo, alcanzó a decir. Pero los tres patovicas se le fueron encima, lo atacaron a golpes y lo dejaron tirado en la calle. Cuando pudo levantarse fue hasta la Comisaría 1ra, en la avenida 53 entre 9 y 10, para hacer la denuncia. “El médico de la Policía le ofreció un analgésico y le dijo que no sabía suturar. Matías fue a su casa y su mamá, que trabaja en el Instituto del Diagnóstico lo llevó hasta allá”, dijo a Cosecha Roja Juan Manuel Morente, abogado de Ferioli y de la Asociación Miguel Bru.

El joven de 20 años fue a la guardia del Diagnóstico. Ahí lo internaron y pudieron comprobar el cuadro: cuatro fracturas en el rostro y la cabeza, desplazamiento del tabique nasal y una lesión de gravedad en el ojo izquierdo.

Marcelo Ferioli, el papá de Matías, explicó: “Hicimos la correspondiente denuncia, pero queremos que lo que le pasó a mi hijo tenga la mayor difusión posible, para que cosas como esta no sigan ocurriendo. Estos lugares son una cadena de violencia”.

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada