Tres policías desoyeron a la justicia y Durrels murió en la comisaría

Miguel DurrelsCosecha Roja.-

Miguel Ángel Durrels apareció ahorcado con un cable de luz en la comisaría 1° de Pilar hace dos años, el 9 de septiembre de 2013. Los oficiales que lo detuvieron con 78 gramos de marihuana en la estación de tren desobedecieron la prohibición de alojar detenidos: según el juez Nicolás Ceballos esa dependencia policial no contaba con la infraestructura adecuada.

El subcomisario Tomás Daniel Vera, el oficial principal Maximiliano Quiroga y el sargento David Cordobés tuvieron que dar explicaciones antes la justicia en agosto. Los tres están acusados de desobediencia y homicidio culposo porque la omisión de sus funciones y la de cuidados provocaron la muerte del joven, según el Centro de Estudios Sociales y Legales (Cels).

En la provincia los calabozos de las comisarías tienen capacidad para 1084 detenidos -en base a los  datos del Ministerio de Seguridad- y hay una superpoblación del 77 por ciento. Pero está prohibido que los detenidos duerman allí por el fallo Verbitsky, de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Aquí publicamos la investigación del caso que hizo Julia Varela.

***

Julia Varela – Cosecha Roja.-

Los fines de semana, durante la temporada de polo, Miguel Ángel Durrels se encargaba de cuidar los caballos de la estancia Las Overas. El domingo a la mañana salió a comprar pan para hacer unos sándwich. Cruzó la calle en bicicleta y entró al almacén. Al día siguiente, un policía llamó a la hermana para decirle que Miguel estaba muerto: se había ahorcado con un cable de luz en la comisaría 1º de Pilar después de ser detenido con 80 gramos de marihuana en la estación de trenes.

Según la versión oficial, Miguel murió a las tres de la mañana del lunes 9 de septiembre de 2013. La policía dice que se ahorcó con un cable de luz que arrancó de la comisaría, pero que no se electrocutó ni cortó la corriente de ninguna oficina. Las costillas se las rompió por las convulsiones que tuvo. Las pericias que mandó a hacer el fiscal Jorge Strauss dicen que el cable no tenían huellas dactilares. Y que Miguel tampoco tenía marcas en los dedos de haber hecho fuerza para ahorcarse.

Durrels era de Ibicuy, Entre Ríos y tenía 29 años. Había terminado la escuela secundaria y trabajaba por temporadas, cuando Ignacio Negri lo llamaba para cuidar los caballos en Las Overas. En unos días empezaba un nuevo torneo en San Isidro y había que preparar a los animales. Aquel domingo tenía que comprar pan y volver a cruzar la ruta que lo llevaba a la estancia. Pero se tomó el colectivo y fue hasta el centro de Pilar. “Iba mensajeándose con alguien, pero cuando nos dieron sus cosas el registro del celular estaba borrado y faltaban contactos”, dijo a Cosecha Roja su hermana Fernanda.

En el expediente figura que a Miguel lo detuvieron a las 11 cerca de la estación de trenes de Pilar: los policías le encontraron marihuana en un bolsillo. A las 11:49 lo revisó un médico del Hospital Sanguinetti de Pilar. La entrada a la comisaría quedó marcada a las 15. Según esos datos, Miguel tardó tres horas en recorrer siete cuadras.

Cuando lo llevaron al médico, no tenía rasguños ni golpes en la cara. Pero cuando Fernanda y su tío Luis fueron a buscar el cuerpo lo encontraron todo lastimado. “Vamos a pedir el video de la autopsia porque todavía no sabemos qué pasó”, dijo a Cosecha Roja Luis.

En septiembre del año pasado el juez de La Plata Luis Arias ordenó al gobierno de la Provincia de Buenos Aires suspender la resolución que firmó el Ministro de Seguridad Alejandro Granados en mayo que permitía albergar presos en comisarías en el contexto de la “emergencia de seguridad”. Esos lugares no están habilitados para esos fines: no hay baños ni espacios de comunicación ni lugares de esparcimiento: tener a una persona encerrada en esas condiciones es cruel e inhumano”, había dicho a Cosecha Roja el juez. “Los calabozos de la comisaría 1º de Pilar no estaban en condiciones para tener detenidos”, dijo Fernanda.

“Miguel entró a las 15 y a las 3 de la mañana lo encontraron muerto. Hay muchos datos que son muy raros. Los policías se contradicen en los hechos y horarios. Jorge Rojas y Omar Matos también estaban detenidos con él y dicen que no vieron nada pero Rojas estaba a menos de tres metros de mi hermano”, contó la hermana.

Cuando llegaron a la comisaría Luis y Fernanda pidieron ver el cuerpo de Miguel. “Nos dijeron que no se podía porque eran las 9 de la mañana y a las 8 se lo habían llevado a la morgue de Lomas de Zamora. Allá nos dijeron que el cuerpo llegó recién a las 5 de la tarde”, dijeron.

En el municipio de Pilar hay un “novedoso Modelo Mixto de Patrullaje”, que combina Policía Bonaerense, Gendarmería nacional, cámaras de seguridad con un centro de monitoreo y el Servicio de Apoyo Policial, una fuerza local. Si el SAP tiene que detener a alguien debe llamar a la Bonaerense para que intervenga. Según el informe que la Secretaría de Acción Ciudadana presentó en el Concejo Deliberante local, entre el 1 y el 8 de septiembre de 2013 el SAP detuvo a 26 personas: 15 fueron por tenencia de marihuana.

Una de las primeras hipótesis de la justicia fue que Silvina, la novia de Miguel, estaba implicada. Cuando él la conoció, ella salía con un policía. Cuando el fiscal Strauss le tomó la declaración indagatoria, ella dijo que no tenía una relación con Miguel pero el hijo de ella dice que sí. Durante esta semana el fiscal realizará las pericias psicológicas a la familia de Miguel. Su postura es que la causa tiene elementos suficientes para quedar como un suicidio.

La agrupación de Agricultores Canábicos Argentinos viene siguiendo el caso y el jueves a las 17  organiza una marcha para pedir justicia por Miguel, en la plaza de Pilar.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada