Un nuevo caso de justicia por mano propia en Bolivia

Observador global.-

Una turba de enardecidos pobladores de San Matías quemó vivos a dos ciudadanos brasileños acusados de haber asesinado horas antes con ráfagas de ametralladora a tres bolivianos, en un aparente caso de narcotráfico, dijeron este martes fuentes policiales.

Los ciudadanos brasileños Rafael Max Dias y Jefferson Castro Lima fueron sacados por la fuerza por unos 300 pobladores de San Matías de una garita policial donde se encontraban detenidos y “fueron rociados con gasolina y quemados vivos”, reportó el corresponsal de la red de televisión Uno.

“A unos cinco metros de la puerta de la Policía los quemaron a los dos”, confirmó el policía Grover Ramos a la edición digital del diario El Deber, de Santa Cruz, región en cuya jurisdicción se encuentra San Matías.

Los brasileños fueron arrestados la tarde del martes “cerca del cañon de Fátima, pero cuando la gente se enteró, llegó hasta el Comando (policial), ingresó y los sacaron por la fuerza”, relató Ramos, oficial de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN).

Los pobladores también incendiaron un vehículo perteneciente a un poblador sospechosos de abigeato de ganado vacuno.

“Era imposible controlar a la gente. Operamos siete (uniformados) nada más”, agregó Ramos.

Según el periodista de red Uno en San Matías, unos 1.300 km al este de La Paz y frontera con Brasil, sólo existen habitualmente diez policías.

Los ciudadanos brasileños estaban acusados de matar a tiros un día antes a Paulino Parabá Ramos (33 años), Banderley Costas Parabá (27) y Edgar Suárez Rojas (26). Además dejaron malheridas a otras dos personas.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada