Un policía acostumbrado al gatillo fácil: la primera lo absolvieron, la segunda le dieron perpetua

matíasbarretoCosecha Roja.-

Matías y los amigos se refugiaron en un jardín abandonado en el barrio municipal de Zárate y prendieron una fogata porque hacía frío. Era junio de 2013. Una vecina llamó al 911 y el policía bonaerense Silvio Barreto llegó en patrullero, le apuntó al joven con una escopeta calibre 12/70 por la espalda y lo mató. No era su primer gatillo fácil: en 2000 lo acusaron por la muerte de un joven y las heridas de otro en la zona norte del conurbano. Aquella vez, la Justicia lo absolvió. Hoy lo condenaron a perpetua.

El oficial no estuvo presente durante la sentencia. Aunque su defensa había pedido que fuera considerado un homicidio “accidental”, el Tribunal Oral Criminal 2 del Departamento Judicial de Zárate Campana lo condenó por homicidio agravado por abusar de su función de policía. A Matías, el joven de 18 años, lo asesinó de un escopetazo en la espalda y los jueces Daniel Rópolo, Elena Bárcena y Miriam Dalsaso le dieron la pena que había pedido el fiscal del juicio, José Luis Castaño.

El 6 de junio de 2013 a la madrugada, Matías salió de su casa en Pinto al 2200 para juntarse con amigos. Se reunieron frente a la vivienda y se metieron en el jardín abandonado. Como hacía frío, hicieron fuego. Una vecina del barrio Municipal consideró que era un delito y llamó al 911.

Durante el juicio, un policía declaró que cuando estaban por llegar a la zona donde Matías hacía una fogata con amigos, él le dio a Barreto cuatro cartuchos de goma. Pero el acusado cargó en su arma perdigones de plomo.

***

El 29 de septiembre de 2000 a Barreto lo acusaron por la muerte de Alejandro Levickas, de 21 años y Manuel Fernández Gache, de 20. Los jóvenes iban en moto hacia una hamburguesería de la localidad de San Isidro y quedaron atrapados en un tiroteo entre un grupo de cinco policías del Comando de Patrullas de San Fernando y dos jóvenes que escapaban en un Peugeot 106 robado, que los atropelló. Cuando cayeron, Alejandro recibió cinco impactos de bala y murió. Manuel quedó internado con cuatro balazos y le tuvieron que amputar la pierna.

Foto: Impacto local

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada