Un tirador baleó a un hombre que paseaba en el trencito de la República de los niños

Diario Hoy.-

Momentos de suma tensión se vivieron ayer a la tarde en la República de los Niños cuando un sujeto desde arriba del techo de una casa vecina empezó a disparar con una carabina hacia el predio que estaba repleto de padres y nenes y un hombre de 41 años resultó baleado, mientras efectuaba un paseo en el tren, informaron fuentes policiales.

El inexplicable episodio sucedió cerca de las 16.30 y la víctima fue identificada oficialmente como Jorge Alegre, oriundo de la localidad bonaerense de San Miguel.

Alegre, quien llevaba a su hijita de 5 años a upa, sufrió una herida de bala en un muslo y fue atendido de inmediato por los médicos de guardia del centro recreativo y enseguida derivado al hospital de Gonnet.

“Por suerte el tiro atravesó una madera lateral del tren, por lo que hizo que el daño no fuera de gravedad. El proyectil se lo extrajeron y, luego de unas curaciones, el hombre fue dado de alta”, detalló un vocero judicial.

No obstante, las detonaciones continuaron y varias de las personas que se hallaban en la República de los Niños, entre ellos los 50 que iban en el tren, fueron evacuados del lugar para evitar más lesionados.

“Como el sujeto que disparaba siguió con ese inexplicable ataque hacia un lugar repleto de gente, los cuidadores del predio identificaron de dónde provenían los tiros”, señaló uno de los pesquisas.

Efectivos de la comisaría de Gonnet, al mando de su titular, Cristian Bojanovich, acudieron al lugar y actuaron con premura por la situación desesperante. Se dirigieron a la finca situada en 501 entre 16 y 17 y comenzaron con un operativo cerrojo.

“Rodeamos la vivienda desde donde provenían los disparos  y encontramos a un joven de 20 años arriba del techo, armado con una carabina calibre 22 y con dos cajas con 50 proyectiles”, indicó uno de los investigadores. Los policías incautaron en las inmediaciones seis vainas servidas y se llevaron demorado al sospechoso.

En el hecho tomó intervención la Fiscalía de Flagrancia y ordenó la aprehensión del sujeto, bajo la acusación de abuso de armas y lesiones.

“El joven no estaba en sus cabales. Adujo que estaba cazando, pero el campo visual que tenía desde arriba del techo era directo al paso del trencito”, explicó uno de los detectives, quien agregó que “el tiro que lesionó al hombre no fue una bala perdida, ya que ingresó por el lateral del tren”.

En la casa donde se detuvo al presunto agresor estaba una hermana y un amigo, según afirmó uno de los pesquisas.

“Lo cierto es que esta locura podría haber terminado en una tragedia. El lugar, como el buen clima acompañó, estaba muy concurrido, y el trencito, con más de treinta pibes”, comentó uno de los guardias del predio.

Según explicó uno de los oficiales que participaron del operativo, fue muy importante el trabajo que realizaron los cuidadores patrimoniales de la República de los Niños, “ya que organizaron la evacuación del sector con suma tranquilidad y efectividad”.

“El tren siguió unos metros y frenó cuando quedó lejos del lugar de donde provenían los disparos y enseguida el hombre fue atendido por los médicos”, detalló uno de los investigadores policiales.

“Parecía alienado”, dijo uno de los pesquisas

Estamos acostumbrados a que las noticias de ataques a tiros contra personas inocentes en centros muy concurridos como escuelas, universidades, shoppings o cines provengan desde Estados Unidos con saldos de muertos y heridos.

Pero ayer una tragedia similar pudo haber sucedido en Gonnet. La investigación de las próximas horas deberá aclarar cuáles fueron los motivos para que el presunto agresor pusiera en la mira de su carabina a niños y sus padres que intentaban disfrutar de una jornada recreativa.

Uno de los pesquisas aseguró que el joven de 20 años detenido “parecía alienado”.

Lo cierto es que los problemas psiquiátricos del muchacho pusieron en peligro a decenas de personas en la tarde de ayer cuando decidió subir al techo de su casa y, sin medir consecuencias, detonar al menos en seis ocasiones su arma de fuego. Y bien podría haber seguido, ya que los policías secuestraron dos cajas con unas 50 municiones.

 

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada