Uruguay: decomisaron tres mil dosis de pasta base

Uruguay.jpg+

Diego Castro, El País-.

Según indicaron los investigadores del caso, el allanamiento se realizó con total tranquilidad. “No hubo ni una piedra, ni siquiera un insulto”, señalaron.

En el barrio Marconi, la mayoría de los vecinos ni siquiera se enteró que la Policía estuvo en el lugar y que realizaron el procedimiento.

Sobre las 8:00 de la mañana, efectivos de la División Investigaciones de la Zona 3, ingresaron a una vivienda ubicada en los pasajes del Marconi, donde encontraron las más de 3.000 dosis de pasta base, cuya venta reportaría a los traficantes unos US$ 10.000. Además se hallaron importantes cantidades de marihuana y cocaína, de alta calidad.

Pero también encontraron dos armas, un subfusil de asalto Uzi, calibre 9 milímetros, un pistolón de un solo tiro y varias municiones.

En la vivienda había solo un hombre, de 40 años quien fue detenido y trasladado a la Seccional 12a. donde fue interrogado, admitiendo que la droga era de su propiedad y la tenía para la venta. “Pero no dijo nada más. No le `sacamos` más nada”, dijeron desde Jefatura de Policía.

El detenido fue trasladado ante la Justicia, donde repitió su declaración tras lo cual fue procesado.

Según indicaron las fuentes citadas, el detenido, está vinculado a una familia que domina la venta de pasta base, casi de forma monopólica, en el barrio Marconi.

Pero esta familia no se limita a este barrio, ya que también “alimenta” a bocas de otras zonas de la capital.

Para la Policía, esta detención, y posterior procesamiento, puede derivar en otros procedimientos. Según explicaron fuentes consultadas no se dejará de trabajar en la zona. “Hay mucho por hacer ahí”, señalaron investigadores.

“Esta gente no trabaja sola y las investigaciones vienen bien encaminados”, señaló una fuente consultada.

Tranquilidad

En la tarde, el barrio lucía tranquilo. Nadie, o casi nadie, hablaba del detenido, ni del allanamiento.

Pocos de los pobladores de la zona se enteraron del allanamiento ocurrido en la mañana. La mayoría que supo del hecho no quiso hablar. “Ahora está tranquilo, pero si me ven hablando contigo capaz que hasta me queman la casa”, dijo un vecino, excusándose por no hacer declaraciones a la prensa.

Sin embargo, un vecino confirmó que el procesado forma parte de la familia que domina la venta de pasta base en el barrio, sino que también “tienen más de un muerto en su haber”.

“Son tipos muy complicados. Más vale ni meterse. De verdad meten miedo”, señaló el vecino.

Más allá de esta última declaración, dijo que “si no te metes en sus negocios no pasa nada”.

“Yo, cuando los veo en la vuelta no los miro ni para saludar”, agregó el vecino.

Recorridas

Durante toda la jornada de ayer, se reforzó la seguridad en la zona con varios móviles que recorrieron el barrio Marconi, para prevenir cualquier tipo de desmanes.

Es que desde la Policía, tienen claro que se trata de una familia “pesada” dentro del ambiente del narcotráfico.

La comisaría móvil, ubicada en San Martín y Aparicio Saravia, se vio reforzada, con dos móviles y tres motos, que recorrieron durante la mañana, con el apoyo de la Guardia Republicana, la zona.

En la tarde, los efectivos de esta última repartición realizaron una exhaustiva recorrida por los pasajes del barrio.

Allí detuvieron y cachearon a varios sospechosos, pero no llegaron a detener a nadie.

“Nosotros venimos para mantener el orden en el barrio. Ni siquiera nos enteramos que hubo un allanamiento hoy (por ayer)”, señalaron fuentes de la Republicana.

Barrio en vigilancia constante

El barrio Marconi vive en tensión casi constante, luego de la muerte de un joven de 25 años, ocurrida el pasado 14 de octubre, luego de una rapiña. Esa muerte derivó en una asonada que terminó con tres taxímetros incendiados y enfrentamientos entre delincuentes y la Policía. Durante al menos una semana, el barrio estuvo cercado con una fuerte presencia policial. Si bien la Policía nunca dejó de vigilar la zona, la cantidad de efectivos en el lugar bajó considerablemente. “Igual el barrio se mantiene vigilado. No se lo puede dejar a un lado”, señalaron ayer a El País, fuentes de la Policía.

1 comentario

Responder

Su dirección de email no será publicada