Lo amenazaron por denunciar a Prefectura: “Vas a aparecer en el Riachuelo”

prefectura

Cosecha  Roja.-

– No te preocupes, tu mamá se va a enterar, vas a aparecer en el Riachuelo.

Emiliano Ulloa fue detenido por un grupo de prefectos en la canchita del barrio Catalinas, en La Boca. El joven de 26 años vio cómo le pegaban a un pibe cuando volvía a la casa y quiso intervenir:

– Eh, amigo, ya está, ya lo tenés, no le pegues más- dijo Emiliano.

– ¿Qué carajo te metés, pendejo? – le respondieron.

Ulloa terminó detenido cuatro días y con una causa por “robos y lesiones”. “Era un lugar muy oscuro, una canchita con poca luz, por eso me puse tan nervioso: al pibe le podían hacer lo que querían. Ya lo tenían reducido, lo habían tirado en el piso. Todo lo demás era pura y exclusivamente maldad. Rodilla sobre la espalda, patadas en la cabeza. Sentí que me tenía que meter”, dijo a Cosecha Roja Emiliano.

Al joven lo arrastraron hasta una caseta en la esquina de avenida Brasil, le pegaron en los testículos, el hígado y los riñones. Dejaron su mochila tirada en el piso con todas sus pertenencias pero pudo guardarse el celular en el bolsillo. Desde el patrullero le mandó un mensaje a su papá: “Estoy en la 24”, alcanzó a enviar antes de que le saquen el aparato.

Desde el lunes hasta anoche pasó por la base de Prefectura en Aristóbulo del Valle y Caboto, la Comisaría 24ª, la 30ª y la Alcaidía de Tribunales. “Es una amansadora: te dan vuelta por todos lados”, djio Ulloa.

Lo liberaron a la 1 de la mañana en la Superintendencia de Investigaciones, en Villa Lugano. “Lo estábamos esperando más de 30 personas entre familia y amigos. Salió entero, sonriente como es él. Agradeció, lo abrazamos y besamos”, contó la hermana en Facebook. Ahora quedó involucrado en una causa por robo.

La familia busca testigos para demostrar la hipótesis: que la causa está armada para esconder la forma en que los oficiales tratan a los pibes del barrio Catalinas. Prefectura Naval está en la zona de Barrio Catalinas Sur como parte del plan “Cinturón Sur” de la Ciudad de Buenos Aires.

El primer policía de la Federal con el que habló le dijo “ahora te querés matar de que te metiste, ¿no?” Emiliano le respondió que lo volvería a hacer. Y cuando todavía estaba detenido y lo visitó una asistente social le preguntó por qué se había metido, él respondió: “porque los principios no se negocia”.

***

Emiliano tiene 26 años, trabaja como ayudante de cocina y fue a la Escuela Nº 8. El día del amigo volvía en bicicleta de su trabajo como ayudante de cocina. Llevaba algo de comida para compartir con sus amigos y primos y paró al ver los golpes. “No hay motivo, no hay culpable, hay una causa armada. Hay una justicia cómplice, clasista, que tiene preso a un joven trabajador por nada”, escribió su hermana Gisella Aguirre en Facebook.

El jueves fue el cumpleaños de su mamá, una mujer de 53 años que es parte del grupo de Teatro Catalinas Sur, conocido por la obra “El Fulgor Argentino”. Emiliano tuvo que llamar ‘a cobrar’ y le pidió disculpas por no estar. Pero la familia está orgullosa porque él no negoció sus ideales. La causa empezó en el Juzgado Nº 3 de Menores, a cargo de Julia Marona Sanchiz y cambiará de juzgado porque él es mayor de edad.

[Nota publicada el 24/7/2015]

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada