Compañero cineasta piquetero

“Cada persona es un corresponsal”. Ese era el leitmotiv de Indymedia que Izel Paz y quienes integraban la asamblea de cineastas del Enerc tomaron como bandera a partir de la crisis de 2001. En el verano de 2002 la consigna se volvió un documental cuando un piquetero le pidió una cámara para dar una vuelta por una toma en Lanús donde estaba Darío Santillán.

Compañero cineasta piquetero

Por Arlen Buchara
17/12/2021

Es febrero de 2002 en una toma en el barrio La Fe en Lanús, provincia de Buenos Aires. El calor pega pero no desanima las asambleas, el agite, la sensación de que el cambio social es posible en el nuevo milenio. Pasó apenas un mes del 19 y 20 de diciembre de 2001 y resuenan por igual las heridas de la represión estatal como la fuerza de la revuelta popular. Izel Paz tiene 24 años y está por terminar la carrera de cine en el Enerc. Desde el 19 y 20 siente que las respuestas que estaba buscando en la carrera llegaron de la calle. Venía de militar en el secundario, sí. Pero la angustia, la apatía y la desazón de la larga noche menemista le había pegado como a todes. El 19 y 20 fue un despertar. Un volver a creer. Y bastó para que nacieran colectivos por todas partes.

Izel estaba en la Asamblea del Enerc, que se había armado después de las protestas, y en Argentina Arde e Indymedia. Tenían un objetivo claro: generar información para romper el cerco de los multimedios. Y un leitmotiv claro: “cualquier persona es un corresponsal”.

La frase hoy puede parecer fácil de cumplir. Con un celular en mano cualquiera puede documentar lo que pasa en la calle, subirlo a alguna de todas las redes sociales en las que vivimos 24/7, que se haga viral, que cualquier cosa esté a un clic. Pero en ese momento de transición de lo analógico a lo digital faltaba mucho para las redes. Empezaban los primeros blogs y la página de Indymedia era la herramienta para la viralización en tiempos en que viral sólo significaba enfermedad.

En esa estaban en el verano del 2002. Volvamos: calor, asamblea permanente, toma en el barrio La Fe del Movimiento de Trabajadores Desocupados de Lanús, un Darío Santillán que iba y venía por la toma, compañero de acá, compañera de allá, cumbia villera y Manu Chao sonando, piquete y cacerola la lucha es una sola.

Tito, un vecino del barrio, se acerca a Izel y al colectivo de cineastas y les pregunta si le prestan la cámara un rato. Es una sony digital 8, de esas compactas que se sostienen fácil en la mano. Izel le da la cámara a Tito, le explica cómo grabar y cortar con el botón de REC, enfocar, etcétera. Tito se va media hora, 40 minutos. Al rato vuelve y les devuelve la cámara.

—En aquel momento teníamos que hacer toda la pasada de los tapes a la computadora. Cuando bajamos el material nos encontramos con lo que Tino había filmado. Fue un momento muy impactante. Había hecho una película con un dispositivo audiovisual muy sencillo pero muy potente. Su voz en off narraba en primera persona pensamientos y reflexiones que le iban generando lo que registraba en el barrio. Y hacía el montaje en cámara. En la película se ven pequeñas escenitas de la toma, incluso aparece Darío Santillán. Fue la irrupción de un tipo de cine que hoy consideramos emergente: el cine comunitario.

La película de Tito se llama “Compañero cineasta piquetero” y fue proyectada en distintos barrios, asambleas y tomas del post 2001.

Izel recuerda la escena 20 años después como un momento fundante de su identidad como cineasta. Mientras aprendían todas las técnicas, los conceptos y las tradiciones del cine documental y político, se encontraban con una persona sin ninguna formación previa que, al tener la posibilidad de hacer un registro, había hecho una película sin necesidad de edición.

—Había una sensibilidad, una profundidad y un cuestionamiento muy grande a todo el sistema a través de pequeñas situaciones. A mí en lo personal me provocó una crisis de identidad como cineasta porque nuestra motivación tenía que ver con eso: con darle voz a esos protagonistas que no tenían ningún lugar más que el de la manipulación y la tergiversación en los medios. Si Tino había podido hacer eso, ¿cuál era mi lugar como cineasta en el proceso de organización y de luchas populares? Ese es un interrogante que sigue atravesando mi práctica hasta hoy.

Izel hoy forma parte de Red Argentina de Cine Comunitario. Se considera hija del 2001. Y también de la dictadura militar porque nació en el exilio. Para ella el 19 y 20 de diciembre fue la vuelta a la calle de una generación que estaba adormecida, marginada y excluida a la hora de pensar en un proceso de cambio social y democratización.

“Fue un despertar al compromiso y a la conciencia crítica. Abrió un proceso muy largo de luchas que sigue hasta hoy”, dice. Ese proceso se profundizó seis meses después con la masacre de Avellaneda, donde la policía mató a Darío Santillán y Maxi Kosteki.

—Hoy tenemos la posibilidad a 20 años de reencontrarnos con el origen social. Las entrañas de este movimiento de cambio.

“Compañero cineasta piquetero” fue el comienzo de muchas de las luchas y debates que siguieron. En Indymedia plantó la semilla de los talleres y las proyecciones de cine en barrios populares. Iban con proyectores, pantalla y VHS y pasaban los documentales que producían, con los famosos cine-debate después. De los talleres salieron dos películas sobre la masacre de Avellaneda que fueron proyectadas en el Puente Pueyrredón.

A Tito no volvió a verlo.

—Era una época tremenda. Durante tres años estuvimos todo el tiempo en coberturas antirrepresivas, asambleas, produciendo. Fue una voz anónima como tantas otras de esos años.

Retomar contacto con él es para Izel una tarea pendiente.

COMPAÑERO CINEASTA PIQUETERO

Año: 2002 (febrero)

Género: Documental comunitario.

Formato original: 14:09 minutos, Digital 8, color.

Producción: Proyecto ENERC

Producción asociativa: Indymedia Video Argentina – MTD Lanús (Barrio La Fé) / Cátedra Tire Dié

Realización integral:  MTD Lanús (Movimiento de Trabajadores Desocupados)

Producción, Post-producción y títulos: Proyecto ENERC

Distribución original: Indymedia Video Argentina

Distribución actual: Cátedra Tire Dié

Protagonistas: Darío Santillán, integrantes del MTD Lanús, vecinxs barrio La Fé.

Temas: Villas/Barrios populares; Cine piquetero; Movimientos de desocupados; Represión policial; Crisis 2001.