coto

Si le roban a Coto paga el empleado

Para entender la trama detrás del homicidio de Vicente Ferrer es necesario develar el sistema macabro de la empresa: cada vez que alguien roba mercadería los empleados deben pagarlas de su sueldo y pueden ser castigados.

Lee la nota

Perpetua para el femicida de Azul Montoro

Fabián Casiva, el único acusado, fue declarado culpable del crimen de la joven trans asesinada en Córdoba en octubre de 2017. Es la primera vez que en esa provincia un crimen se caratula como femicidio con el agravante de violencia de género.

Brasil arde

La Amazonia brasileña está en llamas. Jair Bolsonaro no sólo culpa a organizaciones ambientalistas sino que se burla y niega la catástrofe. En los primeros ocho meses de 2019, el número de incendios en todo el país fue un 83% mayor que en el mismo período del año pasado.

Morir por un queso, dos chocolates y un aceite

El viernes a la tarde Vicente Ferrer, de 68 años, fue retenido en un Coto de San Telmo. Había robado tres productos. Dos empleados de seguridad del supermercado lo golpearon tanto que se desvaneció y murió un rato después por traumatismo craneoencefálico.

Un tal Gómez

Le decían Garrón, tenía 40 años, era hincha de Independiente y trabajaba en el taller de relojes de taxis que fundó su padre. El lunes a la mañana un policía le dio una patada en el pecho que lo tumbó. Murió unas horas más tarde.