Ataque a joven gay en Chaco: “Querían matarme”

Franco Ruiz fue a un cumpleaños de 15 y terminó con la cara desfigurada: una patota de chicos le pegó por odio a su identidad sexual.

Ataque a joven gay en Chaco: “Querían matarme”

Por Cosecha Roja
02/03/2020

Hace poco tiempo atrás mi pareja me dijo que estábamos invitados a la fiesta del cumpleaños de 15 de la hija de su amiga y compañera de trabajo, y especificó que estaba de acuerdo conmigo en ir a la fiesta y permanecer el correspondiente tiempo de agasajo para la hermosa quinceañera y retirarnos temprano.

(Cosa que obviamente no pasó.)

La fiesta fue anoche (sábado 29 de febrero), en el Centro de empleados de comercio ubicado sobre la calle Mitre al 266 de esta ciudad ( Resistencia-Chaco).

Que gracias a Dios y a la buena energía y cordialidad de los anfitriones y demás invitados fue sumamente divertida, amena y agradable.  

Pero como ambos tenemos el mal hábito de fumar, después de cenar salimos a la vereda de dicho recinto, la cual se encontraba atiborrada de “jovencitos” intentando ingresar a dicho evento sin invitación. (Hasta ahí…todo “normal” porque es un clásico infaltable los colados a la fiesta).

Una vez que la recepcionista de la fiesta a la cual había que presentarle las invitaciones en puerta se retiró, la cosa se puso mucho más incómoda e irrespetuosa, ya que los “colados” a la fiesta, ya adentro del recinto, comenzaron a beber mucho, insultar y a llamar a la violencia siendo agresivos y sumamente mal educados.

Incluso en las 2 o 3 ocasiones que tuve que usar el baño de la locación, ellos ingresaron a dicho espacio pateando las puertas y molestándome diciéndome si yo era “ puto” y demás declaraciones de homofobia. Hasta ingresaron en el espacio privado donde yo me encontraba usando las instalaciones sanitarias golpeándome con la puerta al irrumpir violentamente.

Cuando le mencioné estos hechos a mi pareja,  solo lo tomo como según sus propias palabras, “como unos pendejos borrachos”.

Sin embargo, en el momento de retirarnos del evento ya pasada las 5 am, cuando salimos a la vereda del centro de empleados de comercio (donde se festejaba el evento) fui rápida y fugazmente abordado por uno de ellos que al paso me arrancó del cuello el rosario de cuentas de pétalos de rosas del Vaticano que mi madre me había dado y el cual me había recomendado reiteradamente que lo cuide mucho.

Al sentir como el “jovencito” de un tirón me arrancó del cuello el rosario por inercia corrí detrás de él, y una o dos cuadras después sentí golpes muy fuertes de piedras y grandes fracciones de baldosas cementadas sobre mi cabeza y espalda, generando que terminé casi inconsciente tirado en la vereda de la esquina de la casa de gobierno del Chaco (ya que corrí durante 2 cuadras al joven que sin ningún motivo aparente en el arrebato destrozó mi rosario).

Y en el momento que estuve prácticamente desvaneciendo en suelo, tengo el confuso pero vívido recuerdo de que procedieron brutalmente a golpearme y patearme con tanto odio y resentimiento, que realmente pareciera que querían matarme.

Estos agresores que muy cobardes y traidoramente me golpearon con las piedras y grandes fragmentos de baldosas cementadas por la espalda, la cabeza y todo el cuerpo (yo obviamente nunca pude verlos porque hasta el momento de caer casi inconsciente estaban detrás mío).

Pero me dijeron que eran más de 15 jóvenes -aparte del que me arrancó el rosario- casi todos menores de edad, los cuales se dieron a la fuga cuando por fin llegó mi pareja y la policía.

Cuando pudieron levantarme del piso yo estaba totalmente desfigurado y aturdido y no podía abrir los ojos ni moverme por los fuertes golpes, las hinchazones y el intenso sangrado. Y como pude, intenté decirle al oficial (mientras sentía como corría la sangre por mi desfigurado rostro y la hemorragia de la nariz no me dejaba hablar con claridad) si no pensaba seguirlos o hacer algo al respecto y el Sr oficial de la policía me dijo muy desinteresadamente que si quería que “yo vaya a la comisaría segunda a hacer la denuncia”. Pero él como oficial de la policía vio huyendo a mis agresores .. y no hizo absolutamente NADA!

No voy a culpar a nadie sobre estos hechos pero solamente quiero llamar a la reflexión de todos los padres de esta sociedad…para decirles que por favor NO EDUQUEN A SUS HIJOS CON TANTO ODIO, HOMOFOBIA, VIOLENCIA Y RESENTIMIENTO.

Gracias a Dios yo pude sobrevivir a esta nefasta y brutal experiencia de violencia… pero es sabido y lógico que nadie está exento de ser asesinado por los hijos del odio.

Cosecha Roja

Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales
Cosecha Roja