Ayudemos al herrero que perdió un ojo en la represión

represion herrero
 

 

Horacio Ramos tiene 53 años y es herrero. Ayer llegó a Plaza Congreso junto a sus compañeros de una cooperativa de la zona sur para manifestarse en contra de la reforma previsional. A las cuatro de la tarde comenzó la represión. Él estaba por Hipólito Yrigoyen y Solís: recibió un impacto de bala en el ojo derecho. Por la gravedad de la herida, los médicos no saben si es un proyectil de goma o de plomo. Perdió la vista y ahora esperan para volver a operarlo y sacar la bala de la cabeza.

“Estamos intentando reconstruir lo que pasó, él entró en prequirúrgico y pudo contarnos poco”, contó a Cosecha Roja su hija Ayelén. Saben que Horacio corrió a ciegas por la plaza y recibió las primeras curaciones frente a la Universidad de Madres. Adentró había decenas de heridos, pero por la gravedad necesitaban llevarlo hasta un hospital.

Avanzó y llegó hasta una carpa de atención médica. Iba tapandose la cara con las manos para que no lo tomaran las cámaras de televisión. “Tengo un hermano más chico y mi papá tenía miedo de que lo viera desangrandose por tele”, dijo Ayelén.

En la carpa no lo atendieron. En vez de un médico, encontró más policías que lo golpearon. Tiene moretones en brazos y piernas. Una chica de la defensoría del pueblo logró sacarlo de ahí.

Entre varios intentaron llegar a una ambulancia que estaba a la vuelta. No pudieron sacarlo por los gases y las balas de goma. “La Defensoría del pueblo consiguió otra ambulancia y lo llevaron para el Santa Lucía. La visión ya la perdió. Ahora lo que intentan es que no pierda el globo del ojo”, dijo la hija.

Junto a su familia piden ayuda para conseguir fotos y videos del momento que lo balearon para presentar ante la justicia. Si tenés alguna imágen enviala a [email protected]

COMUNICADO DE PRENSA FOL- PEDIDO DE SOLIDARIDAD

Pedimos la solidaridad de todas las organizaciones populares, medios alternativos y trabajadores de prensa para recolectar imágenes e información sobre la represión acontecida el 18 de diciembre frente al congreso Nacional. Mientras ocurría la masiva movilización, los diputados nacionales en complicidad con los gobernadores votaban el paquete de medidas antipopulares a espaldas del pueblo.

Nuestro compañero HORACIO RAMOS, de 53 años de edad, perdió el ojo derecho como consecuencia de la represión en el día de ayer. HORACIO es un compañero que milita en nuestra organización desde hace años con mucho compromiso y ademas es un laburante que día a día se desempeña como herrero en una de nuestras cooperativas de trabajo en Almirante Brown. Denunciamos que la terrible agresión que sufrió es a raíz de la sistematicidad y salvajismo con la que actuaron las fuerzas policiales, ya que hay muchos compañeros de otras organizaciones que también perdieron un ojo o tuvieron heridas similares, lo que da cuenta que apuntaban directa e intencionalmente a la cara.

Pedimos la solidaridad de todo el campo popular en el suministro de información, fotos y testigos para iniciar la querella con el acompañamiento de CORREPI, contra la policía de la ciudad y todos los responsables políticos de este tremendo atropello hacia el pueblo trabajador.

El compañero Horacio Ramos relata “Estaba detrás de una madera sobre Irigoyen casi Solís y había dos tiradores al frente. Uno en diagonal izquierda y otro recto por la derecha. Uno delgado, estatura normal y el de la derecha aproximadamente 1.80

El impacto fue de una distancia de entre 5 y 8 metros. Recibo el impacto y me doy cuenta inmediatamente, me tape con la mano y vi sangre y volví a cubrir.

Me llevaron para atrás hacia Madres. Ahí había una atención médica, me tiraron solución fisiológica y me pusieron una venda y me llevaron a una ambulancia. Doblan por Sáenz Peña y vienen de otra posta sanitaria. Me llevaron para allá, cruzando Plaza Lorea. a una carpa de emergencias, creo que de atención del 103, en el cruce de Callao y Rivadavia frente al Molino.(…) Ahí me sentía muy mal (mareado, piernas flojas y tenía miedo de entrar en shock, con dolor). Me meten en la cabina y me quieren volver a abrir el vendaje. Yo discutí que me llevarán a la ambulancia. Me decían que había una espera de una hora y media que no había ambulancias. Entonces ya descompuesto y a punto de desvanecerme vi una camilla con palos e indumentaria policial y nadie me ayudaba a acostarme, por lo que atine a correr lo que había en la camilla y me acosté. (…) Ahí es cuando me acuesto a esperar la ambulancia y uno del 103 con el uniforme de emergencias (estando yo en la camilla) me pegó, yo me levantó y se me abalanza mientras me insultaba y forcejeaba conmigo y amagaba con pegarme en el ojo. Un policía de uniforme me pega de atrás en la cabeza mientras una mujer policía (también de uniforme) tenía un bastón debajo de su brazo me insultaba… entre los tres me insultaban (… ) Como pude salí afuera. Llamé a los gritos a un compañero ya que no sabía para donde ir porque estaba adentro del vallado. Seguí caminando y encontramos una ambulancia y una persona de la Defensoría me acompañó hasta el hospital Santa Lucía. Tengo el globo ocular roto y la retina dañada. Perdí la visión de mi ojo derecho”.

Para enviar cualquier información y adhesiones escribir al siguiente mail:

fol.comunicacio[email protected]
tel. de contacto Marianela navarro 1555847642

FRENTE DE ORGANIZACIONES EN LUCHA

* Nota realizada el 19 de diciembre de 2017 y actualizada el 20 de diciembre de 217

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados