Bolivia: dos años después de la masacre de Chaparina sigue la impunidad

chaparinaCosecha Roja-. El 25 de septiembre de 2011, indígenas bolivianos participaban de la VIII marcha en defensa del TIPNIS: Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Secure. Hubo un momento en que la marcha dejó de ser pacífica, y fue cuando efectivos policiales los agredieron e intervinieron al campamento indígena en la comunidad de San Miguel de Chaparina, Beni. Allí descansaban mujeres, niños, hombres y ancianos, tras 66 días de caminata. El objetivo que los movió en aquel entonces fue, y continúa siendo, la defensa a su hábitat natural y la exigencia del respeto a sus usos y costumbres. “No a una carretera que atraviese el corazón del TIPNIS”, dicen tres dirigentes. Esa lucha logró una novena marcha.

Hubo mujeres maniatadas y con cinta adhesiva en la boca, hombres arrastrados y golpeados, niños traumatizados y alejados de sus padres, mujeres embarazadas que perdieron a sus hijos en el ínterin de la intervención y ancianos humillados. Es esa vulneración de derechos la que recuerdan los dirigentes.

La Asociación de Periodistas de La Paz, la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu exigen que se haga justicia y se sancione a los culpables de los hechos violentos.

No se concluyó la fase de investigación de los hechos, ni tampoco se impuso justicia contra los  protagonistas de la violación de los derechos humanos de más de 500 personas.

Las víctimas de las “masacre de Chaparina” expresaron ayer su protesta contra la retardación de justicia que ejerce el Poder Judicial, “pues ni siquiera se identificó a los responsables de esta brutal represión ocurrida el pasado 25 de septiembre de 2011”, expresaron.

El Ministerio Público y el Órgano Judicial “continúan sometidos al Poder Ejecutivo, y por presiones políticas no existen avances en este proceso”, dijo a los periodistas el dirigente de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) y exautoridad del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), Rafael Quispe. “Dos años de impunidad, dos años donde no hemos encontrado justicia. Hay varios elementos para protestar, uno es el tema de la retardación, el siguiente es el tema de las anormalidades e irregularidades que existen”, explicó.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada