Colombia: cayó el capo de las Farc que le confiaba su vida a la brujería

colombia

 El Tiempo-. Virgilio Antonio Vidal Mora, alias ‘Sílver’, considerado como el ‘capo’ de las Farc, murió en la madrugada de este domingo cuando la Policía y la Fuerza Aérea llegaron hasta el campamento del frente 57 que comandaba, en zona fronteriza con Panamá. A ‘Sílver’ se lo conocía en la guerrilla por su obsesión con la brujería, los amuletos y los baños en pócimas que tomaba por la noches.

‘Sílver’ tenía casi 30 años en las Farc y era clave para el tráfico de drogas y de armas en el Urabá chocoano y la frontera con el Darién panameño. De hecho, era considerado por las autoridades como uno de los hombres que más dinero le aportaba al secretariado a través de estas actividades ilegales, que también le servían para financiar sus reconocidas parrandas con whisky y mujeres traídas desde diferentes municipios de Antioquia y Urabá.

Con todo el dinero que movía el jefe guerrillero, las autoridades también investigan si ‘Sílver’ habría estado trabajando con emisarios del cartel mexicano de Sinaloa para sacar cocaína por el Pacífico a través de semisumergibles que fabrican guerrilleros de los frentes 30 y 18 en talleres artesanales.

A ‘Sílver’ se lo conocía en la guerrilla por su obsesión con la brujería, en la que confiaba para que las balas no pudieran atravesarlo. En junio pasado, uno de los guerrilleros desmovilizados del frente 57 contó que al jefe guerrillero una hechicera lo mantenía “rezado” para evitar sus males. “Él dice que las balas del enemigo no le entran cuando está en combate. Anda embambado con cadenas, de las que le cuelgan unos amuletos”. Según el desmovilizado, en las noches ‘Sílver’ se bañaba con “pócimas” y pedía que nadie lo molestara, ni siquiera su compañera sentimental conocida como ‘Mery’, a quien reclutó desde que tenía 12 años.

Pero ni siquiera la santería le sirvió para evadir a las autoridades. El golpe de este domingo que dio con su muerte y la de otros dos guerrilleros, en el que también se incautaron 15 fusiles, fue catalogado por el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón como un ‘golpe estratégico’. Su muerte es el segundo revés más duro que las Fuerzas Armadas le dan al frente 57 de las Farc en lo corrido del 2013.

Hace tres meses, 11 guerrilleros de ese frente entregaron sus armas, luego de que un agente de inteligencia de la Policía logró convencer al hombre de confianza de ‘Sílver’, Alfredo Úsuga, conocido como ‘Marlon’, para que se desmovilizara junto con toda su escuadra guerrillera. Los subversivos no sólo entregaron fusiles, también un computador que contiene los secretos de las Farc en esa región sobre el tráfico de drogas y de insumos químicos por los ríos Atrato y San Juan, el tráfico de inmigrantes ilegales (asiáticos y cubanos) y de las extorsiones a comerciantes, datos que han sido claves para que la Policía pueda hacer inteligencia en esa zona y asestar golpes.

A ‘Marlon’, ‘Sílver’ le había encomendado las rutas del tráfico de drogas y armas en la región. Luego de su desmovilización, el guerrillero le contó a EL TIEMPO que solo en el norte del Chocó la guerrilla tenía el control de por lo menos 20 trochas. Por solo permitir que los ‘narcos’ y bandas pasen, les cobran 500.000 pesos por cada kilo de cocaína, proveniente del Cauca y Nariño.

Aún se desconoce quién podría quedar en la cabeza del frente 57 tras la muerte de ‘Sílver’, pues ‘Becerro’, quien hasta hace poco era considerado el jefe de esa estructura, pasó al mando del frente quinto cuando murió su cabecilla.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada