Cómo se vive una maternidad forzada

maternidadforzada

“Después de 4 años siendo madre aun no me acostumbro ni me adapto al rol que me impuso la sociedad por ser mujer”. Sentada frente a la cámara Nahir lee un texto del celular. Cuenta su historia, la de una chica que a los 18 años fue obligada a continuar un embarazo no deseado. Que hoy, a los 22, sufre trastornos de ansiedad y depresión.

A los 15 Nahir conoció a un pibe. “En ese momento consideraba que estaba enamorada, aunque en realidad no sabía lo que era el amor”, lee frente a la cámara. Cuenta que el pibe comenzó a celarla y a perseguirla. “Tuve la mala suerte de cruzarme con un psicópata”. La llamaba todo el tiempo, la vigilaba. Tres años después ella logró dejarlo. A las pocas semanas se enteró que estaba embarazada.

Nahir tenía 18 años y no deseaba ser madre. “En ese momento tenía una amiga que había abortado recientemente. (…) Lo único que tenía entendido es que le había salido muy caro a sus padres. Nadie hablaba de socorristas ni de médicos pro aborto, no sabía a quien recurrir”.

Le habló a su mamá. Le mostró el test y le dijo que no lo quería tener. “Me miró con desprecio y me dijo que después hablábamos”. Volvieron a su casa caminando. En el camino la adolescente rompió el silencio: insistió que no quería ser madre. Su mamá la amenazó con echarla de la casa. Le dijo que si no quería tenerlo ella lo iba a criar. “Esa promesa jamás se cumplió”.

Ese día Nahir lloró hasta quedarse dormida. “Asumí que la vida como la conocía había terminado”.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados