Carta a los fogoneros contra la marihuana

Luis Alberto Spinetta

Como saben, trabajo e investigo consumos problemáticos de sustancias psicoactivas hace varios años. Las personas que tienen esos consumos son lxs vulgarmente conocidxs como “adictxs”. Hoy Clarín publica una entrevista a Héctor Starc (músico argentino de trayectoria en los años 70) donde se mete con Pappo y con Spinetta. Me voy a detener en LAS porque de ahí titulan la nota: “La marihuana le costó la vida a Spinetta”. Ni siquiera escucho a LAS, pero no debo dejar de recordar que fue uno de los músicos que nunca hizo apología de su consumo ni de sus allegados. Y eso que su principal consumo era el tabaco, que podría estar asociado a su muerte por cáncer de pulmón (lo relativizo porque hay personas que jamás fumaron nada en su vida y padecen la misma enfermedad).

Es de tremenda cobardía en lo amistoso, y de gran utilidad a la manipulación mediática sobre el tema del consumo, esa declaración: creánme que el lunes aparecerán en la consulta varias personas preocupadas por sospechar que sus hijxs adolescentes podrían estar fumando “cosas raras, marihuana” que en definitiva “los llevará a la muerte”.

En lo amistoso es cobarde porque el flaco está muerto (menos mal que sus hijxs están vivos: Dante Spinetta le contestó muy bien). Sólo quiero agregar un par de cosas: la nota es un panfleto de AA y NA. Me alegro que a Starc le haya funcionado “hasta dejar de hablar por teléfono con gente que consume”. Pero créanme que los consumos problemáticos están más ligados a la historia personal, familiar, individual y privada. Claro que hay ambientes facilitadores, pero sin lo anterior no quedaría claro cómo podrían convivir en un mismo ambiente el Pitty y Ciro Pertusi y tener vidas tan diferentes, por poner un ejemplo.

Estaría buenísimo que los fogoneros de la culpabilización del consumo de sustancias -al no tratar el problema como un tema de salud, quedan del lado policial y judicial- lo hagan claramente, y se dejen de utilizar cada tanto a los voceros que igualan todo consumo (1 porro o 1000) y que reducen el padecimiento al consumo de tal o cual sustancia.

La penalización ha fracasado, lo mismo que las amenazas.

Miriam Maidana
Miriam Maidana

Psicoanalista, investigadora UBACyT en Consumos Problemáticos.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada