Dejen de comparar al Coronavirus con el VIH

"A nadie le importaba que las personas murieran de SIDA en los primeros años de la pandemia. El mercado de valores no se movió. El presidente no celebró conferencias de prensa. No se gastaron miles de millones de dólares". La cruda respuesta del activista Mark S. King a quién comparan el inicio de ambas pandemias.

Dejen de comparar al Coronavirus con el VIH

Por Cosecha Roja
16/03/2020

Por Mark S. King.-

La gente me pregunta si nuestras vidas hoy se sienten como en los primeros años del VIH / SIDA, y quiero gritar. No hay comparación.  Solo paren.

A nadie le importaba que las personas murieran de SIDA en los primeros años de la pandemia. El mercado de valores no se movió. El presidente no celebró conferencias de prensa.  No se gastaron miles de millones de dólares.

A principios de la década de 1980, el SIDA estaba matando a las personas adecuadas. Homosexuales y drogadictos y hombres y mujeres negros. No hay comparación con un nuevo brote viral que podría matar a las personas que la sociedad realmente valora, como su abuela y sus amigos en el hogar de ancianos.

Tener una conversación durante la primera pandemia del VIH significaba hablar sobre sexo anal y compartir agujas, condones, religión y a quién estaba castigando dios. Tuvimos que escalar montañas de prejuicios sociales para educar a las personas en lo básico sobre riesgo y transmisión.

El distanciamiento social era más fácil entonces, porque los cuerpos de tus amigos estaban tan consumidos por las lesiones de piel púrpura oscura que apenas eran reconocibles como humanos. No hubo proyectos de ley en el Congreso que les prometieran una baja por enfermedad o ayuda con sus cuentas médicas. Fueron expulsados ​​de sus apartamentos y luego murieron en la habitación de invitados de quien tuviera el espacio y las agallas para cuidarlos.

Decenas de miles de personas murieron por complicaciones relacionadas con el SIDA antes de que nuestro gobierno comenzara a abordar el tema. Muchas, muchas, muchas de esas personas pasaron sus últimas respiraciones en el medio de protestas en las calles, pidiendo justicia y alivio. Sus cenizas fueron arrojadas al césped de la Casa Blanca.

Ese activismo tiene repercusiones hoy, en el trabajo entre los defensores de la salud pública y la salud comunitaria. Esa es una diferencia, no una similitud.

Tratar de hacer comparaciones alegres -”¡Oh! Esto da mucho miedo y hay filas en la tienda de comestibles y las personas tienen que mantenerse alejadas unas de otras. Oye, ¿así se sentía cuando empezó el VIH?” -es un insulto a la valentía y el sacrificio de los vivos y los muertos.

No hay comparación A la mierda eso. Solo paren.

Cosecha Roja

Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales
Cosecha Roja