Tres denuncias y un intento de femicidio

Yanina Olmos tiene 34 años y es una sobreviviente. Después de soportar durante 10 años las golpizas de su esposo se fue de la casa con sus tres hijos y consiguió que la Justicia le dictara una medida de restricción. Él violó la perimetral y la atacó: le dio seis puñaladas con un cuchillo de cocina. Ahora está preso y está siendo juzgado por intento de femicidio. Yanina reclama que no vuelva a quedar libre.

Ni Una Menos

La primera vez que Yanina denunció a Carlos Palavecino fue en 2009. Se había conocido unos años antes, cuando ella tenía 22 años y él 24, en una fiesta en casa de unos amigos. Se fueron a vivir juntos a la casa del padre de él, en la Villa 21-24, entre Barracas y Nueva Pompeya. Palavecino era mecánico de autos. Yanina se la rebuscaba con changas y vendía cremas y pinturas para mujeres. Tuvieron tres hijos: una nena de 12 años y dos chicos de 8 y 4.

“Él era violento. Me pegaba a mi y a los chicos”, contó a Cosecha Roja Yanina. Ella lo denunciaba pero después no seguía las denuncias. No tenía adonde ir y tenía miedo: él la amenazaba con quitarle los hijos si lo dejaba. En 2016 se sumó a una cooperativa de trabajo del Frente Popular Darío Santillán. Logró que la Justicia le dictara a Palavecino una medida de restricción y se fue con los chicos a la casa de su hermana, también en la villa 21. En la Oficina de Violencia Doméstica le entregaron un botón antipánico.

Durante un tiempo él siguió viendo a sus hijos los fines de semana. Él le decía que la quería y le pedía que volvieran a vivir juntos. Ella ya no quería saber nada con él.

Un día de diciembre Yanina le prohibió que se llevara a los chicos. “Ellos me decían que él no les prestaba atención, que los maltrataba”, contó Yanina.

—Si los querés ver andá a ver un abogado —le dijo.

Él siguió insistiendo para que volvieran a juntarse. Ella ya tenía otra pareja.

El 16 de julio de 2016 Yanina estaba bañando al hijo del medio cuando entró Palavecino y la atacó con un cuchillo de cocina. Le dio cinco puñaladas en los brazos y otra en el pecho.

Yanina estaba con sus tres hijos y con un sobrino que vivía al lado y estaba de visita. Él lo agarró a Palavecino y lo sacó al patio. Un rato después llegó la ambulancia y un grupo de prefectos que detuvo al agresor.

Palavecino lleva casi dos años preso acusado de intento de femicidio. Antes que comenzara el juicio el fiscal Andrés Madrea le propuso un acuerdo a Yanina: anular el juicio a cambio de darle la patria potestad de sus hijos. Si no aceptaba -le dijo- Palavecino iría a juicio acusado por el delito de lesiones.

El Frente Popular Darío Santillán, que acompaña a Yanina en el reclamo de Justicia, denunció que el acuerdo era “parte de un entramado machista y patriarcal que nos quiere dejar a las mujeres excluidas de la posibilidad de justicia, haciendo interpretaciones falaces de los hechos e intentando acallar la realidad”.

Yanina rechazó el acuerdo. El viernes comenzó el juicio contra el hombre que la violentó durante una década. Ella sigue reclamando justicia.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados