El presidente que perrea

En el marco de los festejos del Día Internacional del Orgullo LGBTIQ el primer Presidente Gay de la Argentina, Pablo Redes Vidart, hizo su presentación pública a puro perreo, amor y libertad.

El presidente que perrea

Por Cosecha Roja
28/06/2019

Los tablones del escenario de Feliza Cultura Arcoiris chirriaban eufóricos a los pies del primer Presidente Gay de la Argentina, Pablo Redes Vidart, que perreaba con vivacidad y elegancia al ritmo de Daddy Yankee. En el marco de los festejos del Día Internacional del Orgullo LGBTIQ, Feliza abrió sus puertas para disfrutar del debut y presentación oficial de Presigay. Bajo el lema “una Argentina para Todes”, y ante el vitoreo constante de un público diverso que no paraba de saltar y bailar, este joven de 30 años presentó su visión de un país inclusivo en el que se garantice la democratización de la joda y la alegría para todes.

Una mirada fresca y vanguardista le permitió crecer cada vez más en las redes sociales, desde donde se encarga de transmitir todos los días sus propuestas y desafiar los mandatos establecidos por una escena política cada vez más obtusa y retrógrada.

Inició su camino en la política como Community Manager de diversos funcionarios y, desde hace más de un año, dedica su tiempo a liderar el partido “Arcoiris Popular”, una agrupación integrada por personas de diferentes expresiones identitarias que lucha por la igualdad en todos los sectores de la sociedad, impregnando a su paso con los 7 colores de la bandera gay y la más fiestera energía de cambio.

“Un presi gay gay gay ne-ce-si-ta el paiiis”, dice una de las estrofas de su himno, pegajoso y colorido. La aparición de un personaje como el Presidente Gay de la Argentina hace visibilizar una triste realidad: las disidencias no están representadas en los partidos políticos, en las fórmulas electorales y, por lo tanto, en los gabinetes y gestiones.

Su proyecto se compromete a llevar un mensaje de amor y esperanza para todes: tolerancia, inclusión, alegría sin límites. Aborto legal, poliamor, Estado laico y una economía amable que no devalúe la moneda del amor. Lenguaje inclusivo, heterogeneidad, optimismo y ternura social. Bonificación de bebidas alcohólicas y fiestas patrias con exceso de maquillaje y glamour.

Mientras por el aire volaban tubos de papas fritas marca Día%, la presencia de su voz no solo inundaba cada rincón del espacio cultural, sino que se colaba con astucia en el interior de la gente. “Durante mi presidencia ya nada será imposible, van a sobrar los motivos para celebrar la vida y ganar en amor”.