La hora de los neonazis

neonazis2
En el local de empanadas norteñas Juan Martín Navarro reconoció a dos integrantes de Bandera Negra, una organización neonazi marplatense. Afuera lo esperaban otros tres. El activista LGBT salió del local y apuró el paso. Sintió una piña en la cabeza, una patada en la rodilla y cayó el suelo. “Puto de mierda”, “hay que matarlo”, escuchó mientras le pegaban. Despertó dos días después en el Hospital Regional de Mar del Plata: había perdido la visión de un ojo, tenía el tabique destrozado, lesiones en los pómulos y le faltaba un diente.

En los últimos años la Asamblea por una Sociedad sin Fascismo de Mar del Plata registró más de 30 ataques y amenazas, daños a monumentos y pintadas neonazis de las agrupaciones Bandera Vecinal, Foro Nacional Patriótico (FONAPA) La Giachino y Rosas Rojas. Doce de esas denuncias llegaron a juicio: mañana un tribunal federal dictará sentencia contra ocho personas acusadas de integrar una organización criminal neonazi.

Los líderes de Bandera Negra son Alan Olea y Nicolás Caputo. Olea es el ex yerno de Gustavo Carlos Pampillón, el más famoso de los neonazis marplatenses, condenado por dañar un Monumento a la Memoria.

La querella de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) pidió 15 años de prisión para Olea y Caputo por los delitos de lesiones graves y leves, daños y amenazas como jefes de una organización criminal destinada a imponer sus ideas por la fuerza y realizar propaganda basada en ideas o teorías de superioridad de una raza, religión o grupo étnico.

La misma pena pidieron para Gonzalo Paniagua y Alexander el “Rusito” Levchenco. Para Francisco Pozas, diez años de cárcel. Para los hermanos Guiliano y Giordano Spagnolo, alias Los Chilenos, ocho años. Y para Marcos Caputo, que era menor de edad cuando participó de los ataques investigados, pidieron que se le aplique una medida educativa.

El fiscal Juan Manuel Pettigiani reclamó penas menores: de diez meses a tres años para seis acusados y la absolución de otros dos. Antes del debate, el fiscal había intentado firmar un juicio abreviado con la defensa de los acusados que fue rechazado por las querellas y por los jueces.

El primer ataque por el que están acusados es del 19 de octubre de 2013. Ese día, Olea, Pozas y otro hombre atacaron a una anarquista punk. Dos meses después amenazaron a otro punk con una manopla y un cuchillo frente a la Plaza Mitre. Le mostraron un tatuaje con un águila y una esvástica y le advirtieron que no volviera a pasar por ahí.

Al año siguiente, cuatro tipos con palos, entre los que estaba el Rusito Levchenko, atacaron a una mujer trans. Le pegaron con caños de PVC rellenos con cemento en la rodilla, la cabeza y la mano. Este no fue el único ataque de grupos neonazis contra la población trans: a Tamara le quebraron algunos huesos y le arrancaron parte de la oreja. A Astrid le arrancaron la ropa, la tiraron al piso y le fracturaron la mandíbula con una piedra. Aunque un testigo reconoció al Rusito Levchenko entre los agresores de Astrid, el ataque nunca fue denunciado.

En enero de 2015 Franco Pozas, un skinhead neonazi al que le dicen Kabe, se cruzó en Playa Grande con una chica que tenía un tatuaje que decía “Ni sumisas ni devotas”. El skinhead le mostró el suyo: un águila del Tercer Reich con una esvástica en el centro.

—Tené cuidado que somos muchos los pelados en Mar del Plata —le advirtió.

En octubre de ese año el Rusito Levchenko lo cruzó a Javier Moreno Iglesias, DJ y activista por la diversidad sexual. Unos días antes Moreno Iglesias había mostrado en televisión las fotos por el ataque de los neonazis a Tamara.

—A vos te voy a acuchillar —le dijo a plena luz del día.

Unos días después seis integrantes de Bandera Negra golpearon con palos de PVC rellenos de cemento y maderas con clavos a dos personas del grupo Acción Antifascista. Por esos días también pintaron esvásticas y leyendas neonazis frente a una ONG y en un local del Frente para la Victoria.

En diciembre cinco atacaron a Juan Martín Navarro cuando salía del local de empanadas norteñas. En febrero de 2016 volvieron a atacar a un activista por la diversidad.

—Puto, vamos a venir hasta que te podamos matar —gritaba uno mientras otro lo amenazaba con un arma.

Muchas de las denuncias fueron investigadas y acumuladas en la causa que llegó a juicio. Otras, como algunos de los ataques a personas trans, nunca fueron denunciados.

“Vivimos un contexto donde la represión es parte de la política de gobierno y estos grupos son funcionales a los sectores más reaccionarios”, sostuvieron desde la Asamblea por una Sociedad sin Fascismo, quienes convocaron a movilizarse mañana frente a los tribunales federales: “para decir una vez más y para siempre Nunca Más”.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados